Indec: la industria sigue trabajando a media máquina

15 de julio, 2020

Todos los sectores económicos están padeciendo los efectos de las medidas de aislamiento social. La industria es uno de ellos, un sector que venía bastante afectado desde antes de la irrupción de la pandemia en el país, situación que se agravó a partir de la implementación de la cuarentena a finales de marzo. Así lo muestran los indicadores del nivel de capacidad ociosa en el sector y, por consiguiente, los bajos volúmenes de producción.

En mayo, segundo mes completo en cuarentena, aunque con algunas aperturas, un poco menos estricto que el mes anterior, la industria siguió trabajando por debajo de la mitad de su capacidad instalada: 46,4%, lo que implica 15,6 puntos porcentuales por debajo del mismo mes del año pasado, cuando fue de 62%, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

La modesta recuperación de mayo respecto al mes anterior estuvo en línea con el relajamiento de la cuarentena que se dio durante el quinto mes del año. En abril, mes en que se aplicaron mayores controles a la movilidad, el uso de la capacidad instalada de la industria fue de 42%, de acuerdo con el organismo estadístico.

De esta manera, al igual que en abril, el nivel general del uso de la capacidad instalada de la industria en mayo se ubicó entre los más bajos de la serie histórica. Incluso, se ubicó por debajo del registro de 2002, cuando el índice general, en medio de aquella crisis, marcó 55%.

A diferencia de abril, todos los sectores tuvieron algún nivel de producción. Es decir, ninguno estuvo en cero, tal como ocurrió durante el cuarto mes del año con la industria automotriz y la producción de tabacos, que en ambos casos el uso de la capacidad instalada fue de 0% y que en mayo fue de 6,2% y 62,2%, respectivamente, lo cual fue clave para el aumentar el índice general, especialmente en el caso automotriz, cuyas terminales operaron con el 36,6% de su capacidad.

En ese sentido, según una encuesta cualitativa de la industria manufacturera realizada por el Indec a más de 1.700 locales manufactureros, en mayo se observó una menor proporción de empresas sin actividad en comparación con los registros de abril. De los más de 1.700 casos relevados, casi el 40% operó con normalidad, mientras que más del 60% operó parcialmente o estuvo inactivo.

Actividades Según explicó el organismo en su informe, las principales incidencias positivas que explican la recuperación de la utilización de las plantas productivas en mayo respecto a abril se observan en las actividades de metalmecánica, excluida la industria automotriz; las industrias metálicas básicas; la refinación del petróleo; los productos minerales no metálicos; y los productos del tabaco.

De acuerdo con el Indec, en mayo, respecto a abril, el mayor uso de la capacidad instalada de los fabricantes de maquinaria agropecuaria y de aparatos de uso doméstico incidió positivamente en la utilización de la capacidad instalada de la metalmecánica excluida la industria automotriz, que alcanzó un nivel de 31,7%, lo que implicó 11,6 puntos porcentuales por encima del mes previo.

En tanto, los productos minerales no metálicos exhiben un mayor uso de la capacidad instalada en mayo (38,5%) respecto de abril (22,5%) a partir de los incrementos registrados en las producciones de vidrio, cemento y otros materiales de construcción, según indicó el organismo estadístico.

“La recuperación observada en la utilización de las plantas productivas se vincula fundamentalmente con el mayor nivel de la actividad de la construcción en mayo respecto del mes anterior. Sin embargo, el uso de la capacidad productiva de los establecimientos que elaboran productos minerales no metálicos en el mes bajo análisis es inferior al registrado en mayo del año pasado (64,8%)”, detalló.

En el caso de la industria automotriz, si bien durante mayo las terminales automotrices fueron habilitadas a operar, según explicó la Asociación de Fábricas de Automotores, el regreso al normal funcionamiento de las plantas demorará algún tiempo debido a la complejidad de la cadena de valor de la industria y a cómo evolucione el nivel de demanda tanto interna como externa.

Dejá un comentario