Cómo la pandemia de coronavirus impulsó la carne alternativa

12 de julio, 2020

Gracias en parte a las interrupciones causadas por la pandemia del procesamiento convencional de carne, las ventas y el interés en alternativas basadas en plantas están despegando, cambiando el futuro de los alimentos.

Las plantas de procesamiento de carne han demostrado ser especialmente vulnerables a los brotes de coronavirus, y al consumo de carne se le suma las controversias por el cambio climático . Las alternativas de mejor sabor podrían reducir esa huella ambiental al tiempo que solidifican la cadena de suministro de proteínas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura informó esta semana que se proyecta que el consumo mundial de carne per cápita caerá al nivel más bajo en nueve años.

Qué pasa en Argentina

El consumo de “carne vegetal”, entre otros alimentos elaborados en base a plantas, crece en la Argentina de la mano de empresas food tech locales y latinoamericanas que buscan satisfacer la demanda de quienes desean reducir el consumo de proteína animal sin resignar la experiencia.

“Si bien la idea de desarrollar una línea Meat Free (sin carne) viene desde hace casi una década, sabíamos que en ese momento el mercado no se encontraba preparado para una línea de productos tan revolucionaria”, afirmó a Télam Adolfo Rouillon, uno de los dos emprendedores rosarinos detrás de la food tech de alimentos congelados Frizata.

Esta firma lanzó en los últimos días nuevos productos dentro de su línea de hamburguesas vegetarianas hechas a base de plantas que recrean el sabor, el color y la experiencia de la carne, pero sin carne.

A este tipo de oferta también se acopló la startup chilena NotCo, que lanzó en la Argentina su NotBurger, una hamburguesa hecha a base de plantas, que se suma al resto de los productos sin proteína animal.

Los consumidores de este tipo de productos se denominan “flexitarianos”, debido a que llevan adelante una dieta basada en una variedad de plantas, si resignar completamente la proteína animal.

En la Argentina el consumo anual promedio de alimentos congelados no supera los dos kilos por persona, en Latinoamérica se ubica en los cuatro kilos y en Europa supera los 40 kilos.

“Usamos Inteligencia Artificial para encontrar la manera de recrear los sabores que todos conocemos, usando solo plantas y reduciendo la huella de carbono que dejamos en el medioambiente”, explica Mauricio Alonso, country manager de la firma chilena para la Argentina.

El algoritmo de NotCo, Giuseppe, combina inteligencia artificial y machine learning para analizar los alimentos de origen animal y realizar las copias de los mismos con base vegetal.

En el caso de Frizata, el desarrollo -a cargo del equipo de Investigación y Desarrollo (I+D) de la compañía- llevó más de 10 meses utilizando big data e inteligencia artificial.

Para su elaboración se reemplazó la proteína animal por la vegetal proveniente de la soja (seleccionada porque es el alimento de mayor aporte proteico dentro del reino vegetal) y la albumina (proteína de huevo), que logran complementar el perfil nutricional con los aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita.

La pandemia

La disminución del consumo de carne convencional desde 2019 es en parte el resultado de la desaceleración económica causada por la pandemia, ya que las personas de todo el mundo eliminan la carne más cara de su dieta.

Solo en EE.UU., los precios de la carne aumentaron más de 10% en mayo, en gran parte debido a los brotes generalizados de Covid-19 en los frigoríficos.

La situación es mucho peor en los países en desarrollo más pobres, donde el coronavirus y los bloqueos resultantes devastaron los suministros de alimentos.

En un nuevo informe, Oxfam International estima que hasta 12.000 personas por día podrían morir de hambre vinculada a la pandemia a finales de año.

Críticas

Algunos ambientalistas critican los productos de carne alternativa más populares por ser procesados ​​en exceso. Hay algo de verdad en eso, pero la calidad en el proceso es lo que hace que el sector alternativo sea más resistente al coronavirus.

Más automatizado

Como informó el Wall Street Journal esta semana, en EE.UU. más de 17.300 trabajadores de carne y aves de corral se infectaron con Covid-19 en abril.

La producción de proteínas alternativas tiende a ser significativamente más automatizada que el procesamiento de carne convencional, y menos trabajadores significa menos vulnerabilidad a los brotes.

Dejá un comentario