Refuerzan control sanitario y territorial

18 de mayo, 2020

daniel arroyo

 

El Gobierno Nacional redoblará esfuerzos esta semana para la detección “casa por casa” de casos sospechosos de coronavirus en los 1.340 barrios populares del Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), con la premisa de aislar a quienes evidencien sintomatología compatible con la Covid-19.

 

Así lo confirmó ayer, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, en declaraciones, quien remarcó que de acuerdo con la información manejada por el Ministerio de Salud, “es mayor la capacidad de contagio de quienes presentan síntomas, como fiebre y dificultades para respirar”, que de los pacientes asintomáticos.

 

Esta semana se multiplicarán operativos conjuntos de los ministerios de Desarrollo Social y Salud en el Area Metropolitana de Buenos Aires (donde viven 15 millones de personas), que tendrán como punto de partida los territorios de Moreno, Merlo, Almirante Brown, San Martín, La Matanza y Lanús.

 

Según explicó Arroyo, la idea es que en duplas, trabajadores y voluntarios de las dos carteras irán puerta por puerta para la detección temprana de eventuales contagiados de coronavirus en los barrios populares de esos partidos, que concentran una enorme cantidad de habitantes.

 

El plan, que combina los programas Detectar, El Barrio cuida al Barrio y protocolos sobre violencia de género, servirá además para “cruzar información sanitaria con la problemática social” local, más allá del coronavirus, para identificar lo que Arroyo denominó como “el camino de salida”.

 

Es decir, establecer el “perfil productivo” de los municipios, capacitar y crear trabajo en 5 rubros posibles: construcción, textil, producción de alimentos, reciclado y economía del cuidado, sostuvo el hombre a cargo de la cartera de Desarrollo y destacó además la puesta en marcha de los créditos no bancarios para la compra de máquinas, herramientas, insumos y bienes de capital.

***

Muerte y dolor por referente de La Poderosa

 

Ramona Medina, la vocera de la Garganta Poderosa que era insulinodependiente y había contraído coronavirus en el Barrio 31 de Retiro después de 12 días sin agua, murió ayer en un hospital de la Ciudad a los 42 años tras permanecer tres días internada y con toda su familia contagiada, entre ellos una hija con discapacidad múltiple, según informó la organización. “Nos mataron a Ramona”, es el título del texto que posteó Nacho Levy, referente de la organización barrial. “Apretando los dientes, golpeando el teclado, mordiendo la rabia y escupiendo lágrimas, nos toca escribir ahora esta mierda, para decirles todo eso que Ramona les dijo en tiempo pasado, todo eso que nos cansamos de gritar durante dos meses, todo eso que no quisieron escuchar (…) ni cuando dejaron doce días al barrio sin agua, ni cuando gritó desesperada que tenía 7 personas de riesgo viviendo hacinadas”, escribió Levy. Si bien Medina vivía en la Ciudad, el Barrio 31 es uno de los más de 1.300 barrios populares, en donde el Ministerio de Desarrollo, irá casa por casa.

 

Dejá un comentario