Dólar libre, imparable: los especialistas analizan los motivos

14 de mayo, 2020

dollar-cohete-col dólar dónde

Por Enrique Pizarro

 

Las cotizaciones en las distintas versiones del dólar libre no han parado de crecer durante las últimas semanas. La jornada de ayer no fue la excepción: el dólar “Bolsa” (o MEP) aumentó 2,9% respecto al martes para ubicarse en $122,7, mientras el “contado con liqui” se incrementó 4,7% y alcanzó un nuevo máximo histórico de $127,4. De esta manera, la brecha respecto al oficial mayorista, que sube a cuentagotas ($ 67,54), escaló al 89%.

 

En el mercado informal, el dólar “blue”, que en el marco del estricto cepo cambiario ha tomado relevancia nuevamente y cuya cotización ha venido escalando fuertemente en las últimas semanas, tocó ayer un nuevo récord: se vendió en $133, mientras el dólar minorista cerró en promedio en $69,8 para la venta. Así, el dólar “solidario” (cotización minorista más el 30% del impuesto PAIS) se vendió ayer en $90,6 en promedio.

 

Mientras tanto, el Gobierno insiste con apuntar contra el mercado. “Los acreedores tienen cómo molestar en la economía interna. Tienen mucha gente en Argentina que actúan al servicio de ellos”, aseguró esta semana el presidente Alberto Fernández durante una entrevista. “Si la economía no se mueve, ¿para qué necesitan estos dólares? Para nada, para especular”, agregó Fernández.

 

Por su parte, los especialistas coinciden en señalar varios factores detrás de la suba de las cotizaciones de la moneda estadounidense. Entre ellas, principalmente, la fuerte emisión monetaria que está llevando adelante el Banco Central desde hace varios meses (y que se ha intensificado durante la cuarentena) sumado a las expectativas de aceleración de dicha emisión. Además, entra a jugar también la incertidumbre por la negociación de la deuda externa.

 

“Es importante recordar que el tipo de cambio es el reflejo del valor del peso, y este depende principalmente de cómo se maneja la política monetaria. En ese sentido, la escalada reciente del tipo de cambio informal y el implícito en los activos financieros no hace más que reflejar la velocidad a la que aumentaron los agregados monetarios a medida que el Banco Central emitió pesos para financiar al Tesoro”, señaló ante El Economista Adrián Yarde Buller, del Grupo SBS.

 

“La combinación de factores no debería sorprender a nadie que haya presión sobre el tipo de cambio. Además de la enorme emisión y la expectativa, por otro lado, hoy a quienes tienen pesos le ofrecen una tasa del 27%, cuando la inflación esperada es del 50%. También la gente tiene en la memoria lo que pasó entre 2018 y 2019, cuando quienes se quedaron con pesos, incluso ofreciéndoles tasas positivas, perdieron contra el dólar”, afirmó el analista financiero Christian Buteler, que asegura que “la política monetaria del Banco Central fracasó”.

 

De acuerdo con el especialista, a lo anterior se suma un cepo cambiario duro que obliga a ir hacia los paralelos, cuyos mercados no tienen mucha profundidad. “Ahí presionan un poco con la demanda y el precio se dispara. Cuando alguien quiere comprar dólares en el MEP, ‘contado con liqui’ o ‘blue’, otro tiene que estar vendiéndolos, y hoy no hay tantos que quieran vender, lo cual hace disparar más las cotizaciones”, explicó en diálogo con este medio.

 

Mauro Mazza, de Bull Market Brokers, señaló además que los rumores de que el Gobierno quiere desmantelar el MEP y dificultar seriamente la operatoria del “contado con liqui” generó un apuro en la demanda de dólares para cubrirse. “Hoy, el 50% del volumen del MEP lo hacen personas jurídicas, muchas pymes, aunque también personas físicas. Muchas pymes fueron sacadas del mercado en las últimas dos semanas por el Banco Central, que les prohibió el acceso al mercado de cambios para pagar importaciones si operan en el MEP”, indicó ante El Economista.

 

“Eso generó una cola de espera en el ‘blue’, sobre todo con las pymes, ya que las multinacionales no cubren caja con el dólar informal, el cual además hoy es mucho más cómodo: abundan los cambistas con delivery, que van personalmente a llevar los dólares a las casas de los clientes”, detalló Mazza, que resumió que esa lista de espera más los rumores aceleraron las compras y generó “un cuello de botella”.

 

Para Yarde Buller, dichos rumores más la incertidumbre por la negociación de la deuda también inciden en el alza de las cotizaciones de la moneda estadounidense, aunque sólo en el corto plazo. Hacia adelante, coincide también en que que las expectativas son negativas ya que el ascenso del déficit primario anticipa una emisión monetaria aún mayor.

 

Dejá un comentario