Marull: “El BCRA aún tiene una ‘bazuca’ disponible de $1 billón”

6 de abril, 2020

BCRA, reservas

La coronacrisis encontró a Argentina con las defensas bajas. Como un adulto mayor, es un paciente de riesgo. El riesgo es que la crisis se profundice por las medidas preventivas adoptadas para mitigar la circulación del Covid-19 y por las medidas que el Gobierno vaya aplicando para compensar esas medidas. Como un auto que acelera en una banquina embarrada. O un círculo vicioso.

 

En marzo, la Afip recaudó poco: apenas 35,3% más que en igual mes de 2019. Es decir, una caída cercana a 8% “real”, con el IVA muy por debajo de esa marca (+25,6% nominal). El problema es que el gasto pública va a expandirse (lógico en este contexto), pero no hay financiamiento fresco.

 

Según cálculos del economista Fernando Marull, el combo Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (sancionado la semana pasada) suponen un gasto extra de 2 puntos del PIB. Unos $620.000 millones si se suman, además, el impulso a la obra pública. Por eso, actualizó sus proyecciones fiscales para 2020 y ahora apuntan a un déficit primario de 4% del PIB: había sido 0,4% en 2019.

 

Gasto público en ascenso sin financiamiento conduce a Reconquista 266. A la emisión monetaria. Lo admitió Miguel Angel Pesce ayer en Perfil. “El mecanismo que tiene (el Tesoro) para financiarse en este contexto es solamente la emisión monetaria”, dijo el banquero central. Como en la vida, las magnitudes son importantes.

 

Marull pone números. “En marzo, el BCRA le prestó $200.000 millones al Tesoro para cubrir sus necesidades financieras, correspondiendo $80.000 a utilidades”, dice en su reporte del fin de semana. ¿Cuánto más puede emitir? “Todavía le queda disponible un ‘bazuca’ de $1 billón para emitir (casi 3,5% del PIB). Esto surge de las ganancias cambiarias del BCRA de 2019. Gran parte de esta ‘bazuca’ se va a usar en el segundo trimestre. Es decir, la Base Monetaria puede subir 100% en mayo por este impacto (hoy sube 66% anual). Así, en todo 2020 el BCRA financiaría en total casi 5% del PIB, es decir, cerca de 70% de la base monetaria”, sostiene el titular de Fernando Marull & Asociados. En la semana, Marull mostró, en Twitter, que esos $200.000 millones fueron casi un tercio de los ingresos del Tesoro porque la Afip recaudó algo más de $400.000 millones.

 

 

No es menester ser un monetarista para preocuparse por la nominalidad. La inflación subirá, dice Marull. Su actualización no es alarmante (todavía) y la avizora en 44% para 2020. Más alta que la prevista en enero, por cierto, pero aun así manejable y tolerable para un país acostumbrado a dormir con subas de precios.

 

“Los motivos de la emisión hoy parecen justificados. Hay que evitar que se rompa la cadena de pagos y apuntalar a la actividad”, dice Marull. Sin embargo, “más adelante, cuando la actividad encuentre el piso, el BCRA deberá retirar esos pesos”. ¿Hay riesgo de hiperinflación, un temor recurrente cuando se la “maquinita” poner quinta a fondo? “No por ahora”, dice. “Hay cepo, monetización aun baja y necesidad de pesos transaccional, pero el riesgo es creciente”, concluye. Además, el congelamiento del dólar y las tarifas, sugiere en su informe, podría seguir más tiempo que el previsto. Por último, habrá dos fuerzas deflacionarias más: salarios reales a la baja y una recesión que tiene un piso de caída de 5% del PIB.

Dejá un comentario