Carrió y Massot, duelo recargado en el oficialismo

10 de octubre, 2019

Carrió presentó el pedido de juicio político contra Garavano

Elisa Carrió dejó por un momento a un lado a Rogelio Frigerio como su blanco oficialista y lo reemplazó por Nicolás Massot, contra quien ya había apuntado. A diferencia de lo que sucedió con Frigerio, que se mantuvo en silencio, el diputado salió a cruzarla. El resultado fue un picante duelo de mensajes a través de Twitter que mostró una grieta en el oficialismo, y en el que volaron adjetivos como blando, hacia Massot, e intolerante, hacia Carrió.

 

Desde hace varios días, la diputada se muestra crítica con figuras de la coalición que ella fundó junto con Mauricio Macri y Ernesto Sanz. El mensaje de Carrió que desató la bronca de Massot fue: “Hay que ser muy duros en la defensa de la República, y en los valores de la convivencia y la unidad nacional. Dejemos a los blandos las conversaciones con (Alberto) Fernández y (Sergio) Massa para entregar la cabeza de Macri. ¡Viva la República! ¡Viva Mauricio Macri y Miguel Pichetto!”.

 

 

Carrió publicó el mensaje dos días después de que se conociera la noticia de que Massot almorzó con Massa en Nueva York. El líder del Frente Renovador estuvo en Estados Unidos para hablar del futuro de Argentina en el Woodrow Wilson Center, en Washington, y reunirse con economistas en Nueva York. El diputado Massot, de licencia en la Cámara Baja, está cursando una maestría en la Universidad de Yale.

 

La réplica de Massot no se hizo esperar, y fue en la misma red social que utilizó la líder de la Coalición Cívica para apuntar contra él. “¡Terminemos con esta farsa! Quien más pregona la República en Argentina es quien más la daña. Sin diálogo ni tolerancia nunca habrá unidad de los argentinos. Quien hoy pide sostener a Pichetto, ayer lo acusaba de encubridor y obstruía cualquier acuerdo”, fue el primero de una serie de tres duros mensajes de Massot.

 

“Algunos, en cambio, siempre apostamos al camino de la unidad nacional bajo la conducción del presidente Macri. La intolerancia, mezquindad y vanidad de unos pocos malograron el momento histórico que tuvo Argentina para ese objetivo”, agregó el diputado. “Hoy no es tarde, pero es hora de que quienes apostaron a dividir Argentina por una estrategia electoral hagan su autocrítica y entiendan que un segundo mandato debe venir con la grandeza y amplitud que nuestro país en crisis y su gente reclaman. ¡Basta de tanta hipocresía!”, cerró Massot en su catarsis. El diputado forma parte del ala del oficialismo que responde a Emilio Monzó, el presidente de la Cámara de Diputados que está alejado de Cambiemos y cuyo origen peronista habilita rumores periódicos sobre un hipotético regreso a las filas del PJ.

 

 

Carrió ya había cruzado a Massot en la Cámara de Diputados, en mayo, cuando la interna de Cambiemos en Córdoba, entre Mario Negri y Ramón Mestre, los enfrentó. A diferencia de Carrió, Massot no apoyó a Negri en la elección general cordobesa y fue blanco de acusaciones. En ese cruce, la líder de la Coalición Cívica le dijo: “Sabía que eras pícaro, pero no tan hijo de puta”. La contundente victoria del peronista Juan Schiaretti en la provincia, en los comicios del 12 de mayo, generó broncas y pases de factura por esos días.

 

Antes de ocuparse de Massot, la líder de la Coalición Cívica había apuntado contra Frigerio, a quien acusó de “entregar” a Cambiemos en todo el país, a partir de sus acuerdos con gobernadores y de obras en las provincias. “A mí qué me importa Frigerio. Nos entregó en toda la Nación, así que no me importa. Hizo a candidatos del PJ candidatos del Gobierno”, había disparado. El ministro del Interior optó por no responder en público a esas críticas.

Dejá un comentario