Las dudas de los inversores en la recta final al 27-O

30 de septiembre, 2019

Finanzas - bonos dudas mejoras dólar rueda precios Merval bolsa mercado

Por Luis Varela

 

Hoy es el último día de negocios de septiembre y luego vienen las 19 ruedas previas a la decisiva elección presidencial del 27 de octubre.

 

Desde las PASO con el triunfo de Alberto Fernández, los depósitos en los bancos cayeron de US$ 35.000 a US$ 24.000 millones. En tres semanas US$ 11.000 millones volaron de los bancos.

 

En paralelo, Alberto también hizo una jugada diferente en el cierre de la semana. Intentó amigarse con los mercados, diciendo que no irá a un canje de deuda agresivo. Afirmó que se le acercaron fondos de inversión gigantes, y que se podrá hacer un canje amigable, sin quita, sólo con alargamiento de plazos. Todo muy dinámico, intentando que los votos no se escapen, en una disputa que se presenta por delante con días de mucho vértigo.

 

Y como si todo esto fuera poco, el estruendo no es sólo argentino: la economía mundial también está entrando a octubre con problemas, con freno en los niveles de actividad y algunas zonas mostrando ya claros signos de recesión. Por eso, los principales bancos centrales del mundo están tirando dinero desde helicópteros. El objetivo es uno solo: evitar que el actual freno de las principales economías globales entren en recesión, lo cual complicaría las cosas de manera ostensible.

 

¿Por qué se dice que se tira plata desde helicópteros? Simple: las tasas de interés a diez años de las economías principales están en niveles ciertamente bajos. La tasa larga de la Reserva Federal de Estados Unidos cerró el viernes a 1,68% anual (luego de estar al 3,2% anual hace un año y medio). Y el costo del dinero en otras economías es desconcertante: cinco países tienen tasas a 10 años negativas, hay que pagarle a sus bancos centrales para que tengan el dinero.

 

Esto es así, porque el Banco de Japón, el Banco Central Europeo y la Unión de Bancos Suizos quieren que los tenedores de yenes, euros y francos suizos consuman, muevan la economía, sin guardar el dinero. Japón tiene hoy una tasa a 10 años de -0,25% (negativa), Francia -0,29%, Holanda -0,44%, Alemania -0,58% y Suiza -0,84% anual.

 

Y frente a todo este dinero regalado, los mercados entregaron la semana pasada una señal mixta. Por un lado, parecería que los inversores creen que esta híper liquidez puede funcionar, ya que los metales preciosos no sólo dejaron de subir, sino que además se enfriaron algo: en la semana el oro cedió 0,5% y la onza de plata perdió 1,6%.

 

Pero la confianza alcanza y las principales bolsas del mundo cerraron el viernes con el balance semanal en rojo: las presiones sobre el Donald Trump hicieron que soltara una amenaza impensada: habló de excluir a las empresas chinas de Wall Street. Eso dejó con la boca abierta a los inversores e hizo, por ejemplo, que la gigantesca empresa Alibaba se desplomara 5%.

 

Paradójicamente, es tan grande el temor global que la semana pasada el dólar volvió a subir contra todo, a pesar de estar en términos históricos carísimo: salvo contra el franco suizo el billete verde trepó más contra el resto de las divisas. Incluso volvió a subir en Argentina, donde avanzó 0,8% en las últimas cinco ruedas a pesar del control de cambios (por lo que ahora en todo setiembre, faltando una sola rueda para completar el mes, acumula una baja del 4%).

 

De ese modo, a diecinueve ruedas exactas de las elecciones del 27 de octubre, con los candidatos iniciando sus campañas, los inversores siguen completamente de salida. Cada pago que se va realizando de bonos estatales, de deudas privadas o de lo que sea, se convierte en dólares y se saca del sistema: se va a cajas fuertes, al colchón o directamente a cuentas del exterior.

 

El viernes el Gobierno pagó puntualmente cupones de varios bonos y en esa jornada las reservas del Banco Central cayeron en US$ 290 millones, hasta US$ 48.938 millones. Con esto, en septiembre las reservas cayeron US$ 5.160 millones, y desde que se supo que Fernández tiene muchas posibilidades de entrar a la Rosada la huida es de US$ 17.372 millones.

 

Y hoy seguramente sucederá lo mismo. El Gobierno pagará cupones de los bonos PAA0, PAE0, PAE5, PAP0, PARA, PARE, PARP, PARY, PAY0, PAY5, S30S9, S30S9 y X30S9, la Ciudad de Buenos Aires pagará el cupón del bono BDC24. La provincia de Buenos Aires hará lo propio con los cupones de los bonos BB2S9, BBS19, BBS19, LB2S9, LB2S9, LB3S9 y LBS19. Río Negro pagará cupones de los bonos RNC11 y RNC21. Y, si puede, Chubut pagará el cupón del bono PUM21. ¿Y dónde irá todo el dinero cobrado por estos títulos? Seguramente estará de salida, como viene ocurriendo hasta ahora.

 

Sin dudas, la huida ocurre porque los tenedores de fondos desconfían. Quieren saber quien ganará en octubre, esperan conocer qué políticas aplicará, y se calcula que hasta marzo o abril no habrá un movimiento diferente. Para peor, en los últimos días se confirmó que no llegará por ahora la cuota de US$
5.400 millones del FMI.

 

Y, por si fuera poco, el viernes hubo dos novedades contundentes. Por un lado, el BCRA publicó una lista de quienes habían compraron dólares y, por otro, apareció otra consecuencia secuela privada de esta crisis: la compañía Agrofinanciera BLD, una corredora de granos con cede en Rosario que tiene veinte años de trayectoria, suspendió pagos, alarmando a los productores.

 

Con todo eso, el dólar, que venía muy tranquilo con el control de cambios, mostró el viernes en el nivel minorista una suba de 5 centavos hasta $ 59,56 pesos, con el blue bajando 50 centavos hasta $ 61,50 (porque la gente tiene que cumplir pagos en pesos, y no tiene) pero con un avance de 11 centavos para el dólar mayorista, hasta $ 57,32. Detrás de eso, la publicación de los nombres del BCRA y la necesidad de pesos hizo que los ocho dólares alternativos se enfriaran. Por eso, la brecha entre el dólar oficial y los dólares secundarios se achicó del 25% al 8%, lo cual puede traer algo de normalidad al mercado de cambios, veremos.

 

Fernández sugirió que grandes fondos de especulativos quieren comprar la deuda en paquete, por supuesto con garantías.

 

Hasta ahora el Fondo Monetario nos venía prestando dinero cobrándonos 3% anual, pidiéndonos ajustes para que la economía se ordenara. Estos fondos, según se dice en campaña, plantean sacar los pagos de corto de encima, para cobrar un roleo del orden del 7,2%. Hoy la tasa a vencimiento promedio de los bonos argentinos está en torno al 14% anual, por la dramática caída que tuvieron los bonos. Y si esa propuesta funcionara, pegarían un gran salto en los precios. De ahí que el viernes los papeles argentinos repuntaron hasta 7%, con el riesgo país cediendo hasta 2.157 unidades, cuando estuvo a 2.533 puntos básicos a fines de agosto.

 

Detrás de eso, con una inflación que está rodando al 5,5% en septiembre, 55% en los últimos doce meses, las tasas se siguen descomprimiendo, pero con los plazos fijos al límite de tener tasa positiva. El viernes la tasas de las Leliq (lo que le paga el Central a los bancos bajó al 79,195% anual promedio, con máximo del 79,250%, pero en plazos fijos se pagó 57% por plata chica y 61% por plata grande, es decir casi al límite con la gran distorsión de precios internos que castiga a toda la economía.

 

Mientras hay precios disparatados por todas partes, varios economistas dudan de que vayamos a una hiperinflación. Pero, veremos quien gana las elecciones y sobre todo qué hace con la emisión. En este momento no hay financiamiento alguno para el Estado, y para pagar las deudas públicas solo quedará emitir pesos. Si eso ocurriera, sería el último balde de nafta que le falta a este incendio. Frente a esto, las tasas que pagan los plazos fijos parecen altas, pero en términos reales se insinúan como poco premio para tanto riesgo.

 

Con el rumor de la renegociación de la deuda, los bonos repuntaron bien el viernes, pero en el balance semanal bajaron otro 3%. Esto quiere decir que de fondo las dudas siguen. La ganancia potencial es muy alta, pero el temor de los inversores por ahora viene ganando.

 

***

Einros19, dentro de dos semanas

Se viene Expo Inversiones Rosario 2019 (Einros19), un evento que cumple cinco años. Y en esta oportunidad muchos ojos están puestos sobre la convocatoria porque ocurre diez días antes de la elección presidencial. Comienza el 16 de octubre con buenos analistas como Juan Carlos De Pablo, Carlos Seggiaro, Claudio Zuchovicki y Joaquín Morales Solá. La primera charla tendrá un topic que inquieta a todos: “Acciones, bonos o cash ¿En qué invertir en Argentina?”. Luego vendrá un debate sobre “Qué tiene para ofrecer la industria de los Fondos Comunes de Inversión”, todo enfocado en el reperfilamiento de Letes y Lecap. E inmediatamente el foco estará puesto en “Seguros de retiro”, “Sociedades de Garantía Recíproca”, “facturas de crédito”, “Real Estate”, “inversión en Bonos Verdes”, “acuerdo Mercosur Comunidad Europea” y “Unicornios Argentinos”. Ocurrirá el miércoles 16 y el jueves 17, dos días con discusiones y análisis que podrán dar indicios de qué decisiones tomar, antes de que los argentinos definan quién será Presidente entre diciembre de 2019 y diciembre de 2023.