Velaron en el Congreso a Olivares

14 de mayo, 2019

Macri - Congreso velatorio Olivares

Ayer se realizó en el Congreso de la Nación el velatorio del diputado Héctor Olivares, quien falleció el domingo, a los 61 años, en el Hospital Ramos Mejía, tras haber sufrido un ataque a balazos el jueves, en la Plaza del Congreso, en el que también fue asesinado quien lo acompañaba, Miguel Yadón. Al cierre de esta edición, se llevaba a cabo el velatorio del legislador en el Comité de la UCR en La Rioja, provincia de la que era oriundo y a la que representaba en la Cámara Baja.

 

El presidente, Mauricio Macri, asistió al Congreso para despedir los restos de Olivares. Se lo pudo observar ingresar alrededor de las 15. Al salir, se lo vio acompañado por el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, y el vocero presidencial, Iván Pavlovsky.

 

La ceremonia en el Congreso se extendió por unas tres horas. Julio Martínez, Luis Beder Herrera, Mario Negri, Oscar Aguad, Federico Pinedo, Marcos Peña, Rogelio Frigerio, Daniel Salvador, Inés Brizuela y Doria, Felipe Solá, Agustín Rossi y Ricardo Gil Lavedra fueron algunos de los presentes.

 

“Es muy difícil entender esto, no lo podemos entender, no encontramos explicaciones. Se nos fue un grande, un imprescindible, una buena persona, una persona seria y honesta, de los que hacen bien a las personas y a la democracia. Lo vamos a recordar trabajando, cumpliendo en el Congreso, respetado a sus adversarios”, señaló Julio Martínez, amigo personal de Olivares. Ambos compartían el trabajo político en el radicalismo de La Rioja.

 

Jornada de amenazas

 

Un hombre que pretendió ingresar armado a la Casa Rosada y una llamada advirtiendo la presencia de explosivos en el edificio Anexo de la Cámara de Diputados encendieron ayer alarmas en el Gobierno, aunque finalmente ninguno de los dos hechos pasó a mayores. No obstante, forman parte de una serie de amenazas que se viene registrando desde hace al menos dos meses, con énfasis en las estaciones de trenes, blancos habituales de las llamadas amenazantes.

 

Dejá un comentario