Por el dólar, plazos fijos caen 2,7% en abril

8 de mayo, 2019

BCRA deuda reservas leliq pesos dólar credibilidad

La inestabilidad cambiaria y la incertidumbre electoral hicieron caer durante abril los plazos fijos 2,7% respecto a marzo, algo que siquiera el repunte que tuvieron las tasas ese mes consiguió revertir, aseguró un informe de la consultora LCG.

 

Fue la segunda caída consecutiva de los plazos fijos, en un escenario de menor atractivo por las tasas que ofrecen los bancos ante un nuevo reacomodamiento del dólar y las diversas encuestas que van apareciendo.

 

Los plazos fijos mayoristas tuvieron un fuerte retroceso de -5%, y los depósitos totales en pesos del sector privado tuvieron la menor suba del año (1,3%) y una desaceleración de 1,4 puntos porcentuales respecto a marzo. Las mayores caídas fueron en depósitos de más de 60 días, lo que para LCG muestra un menor deseo de mantener colocaciones en pesos por largo tiempo.

 

En abril el dólar aumentó 3,5% en el minorista y cerró en $ 45,36, mientras que la tasa de los plazos fijos de más de $ 1.000.000 subió dos puntos porcentuales (de 44% a 46%).

 

Las tasas altas y la recesión se siguieron sintiendo en los créditos, que en abril cayeron en términos reales 4,3%.

 

En lo que va de mayo el Banco Central buscó meter más presión sobre los bancos para que aumentaran las tasas de los plazos fijos, en un escenario en que las Leliq pasaban de 68% a casi 74%.

 

Para lograr esto, la entidad permitió que los ahorristas puedan hacer plazos fijos en bancos donde no sean clientes. El Nación salió a hacer punta y la semana pasada ofreció 52% anual, que el lunes pasado subió a 55%.

 

Créditos en baja

 

Por otro lado, el impacto de las tasas altas y la recesión se siguió sintiendo en los créditos, que en abril cayeron en términos reales 4,3% mensual y registaron su séptima caída consecutiva.

 

Además, por primera vez en el año cayeron los créditos al consumo, con una baja de 7,2% contra marzo. En el caso de las tarjetas de crédito el descenso fue de 1,5%, algo que para LCG “podría explicarse por la incertidumbre cambiaria e inestabilidad de precios que retraen al consumo”.

 

El más golpeado fue el crédito a las empresas, que retrocedió 4,7% mensual y tuvo la décima baja consecutiva. Según LCG, “las tasas continúan en valores altos y el costo es demasiado elevado para las empresas, sumado a un retroceso de la actividad que también explica el enfriamiento del crédito”.

 

En la misma línea, un informe de First Capital aseguró que en abril el saldo total de préstamos en pesos al sector privado fue de $ 1,5 billones, una caída de 0,1% respecto al mes anterior.

 

Los préstamos personales tuvieron una suba de 0,4% respecto al mes anterior, pero en términos interanuales cayeron alrededor de 40 puntos por debajo de la inflación. “El crecimiento mensual se mantuvo en el mismo porcentaje que en febrero y marzo, pero no es significativo”, aseguró Guillermo Barbero, socio de First.

 

En cuanto a los créditos hipotecarios, incluidos los ajustables por inflación/UVA, durante abril tuvieron un leve crecimiento y representaron una suba del 0,1%. Junto a los personales, fueron los únicos que no retrocedieron durante el mes y acumularon un saldo total al cierre de $ 212.219 millones.

 

Los préstamos comerciales tuvieron una caída respecto al saldo de marzo: fue del 0,2%, con un stock de cartera de $ 366.255 millones. En términos interanuales fue una reducción del 16,4%, la caída más profunda entre todas las líneas de crédito analizadas. “Esto evidencia el fuerte impacto contractivo en el financiamiento a las empresas, que resulta de la sostenida suba de tasas y de los esfuerzos que realiza el sector privado para evitar nuevos financiamientos”, sostuvo First.

Dejá un comentario