La economía vuelve a decidir

3 de mayo, 2019

No todas las personas definen su voto de acuerdo a la situación económica pero sí lo hará un segmento clave del electorado. Las identidades políticas existen y son bastante estables, y por eso, hay núcleos duros que apoyan a Mauricio Macri y a Cristina Kirchner más allá de cualquier circunstancia. Pero también hay sectores más volátiles que deciden su voto en función de distintas circunstancias, siendo la marcha de la economía, la más relevante.

 

En los últimos meses, todas las encuestas sobre intención de voto coinciden en mostrar un ascenso de Cristina y un descenso de Macri en paralelo al deterioro de la economía que se viene registrando desde abril de 2018. La expresidenta está casi en silencio y no ha planteado ninguna iniciativa relevante por lo cual su crecimiento en los sondeos es consecuencia directa de la caída de la imagen del Gobierno. “Con Cristina vivíamos mejor” es la frase que resume el sentimiento de un sector social decisivo porque es el que puede cambiar su comportamiento de una elección a otra.

 

Por su parte, Macri no se ha apartado de su agenda política y en temas institucionales, de seguridad y relaciones internacionales ha sido consecuente con lo que esperaba de él su base electoral. Por lo tanto, su caída en la intención de voto obedece, básicamente, a los malos resultados en materia económica.

 

En el Gobierno piensan que el segmento del electorado que le retiró su apoyo es más volátil que otros y que si se fue por razones económicas puede volver si la situación mejora. Por eso, una vez más, el resultado de las elecciones vuelve a pasar por la economía. Y en ese terreno la clave es lo que ocurra con la inflación porque es el único dato que puede mostrar una mejora perceptible para la sociedad ante de las elecciones.

 

El Gobierno espera que el 4,7% de marzo haya sido el pico inflacionario y que en los próximos mese se observe una tendencia descendente. El nivel de actividad tocó piso, pero la recuperación será muy lenta y consecuentemente también lo será la generación de empleo. El Gobierno de Estados Unidos está jugando fuerte para que Macri sea reelecto y eso se tradujo en que el FMI cambió su libreto con relación a la intervención en el mercado cambiario. Controlar el dólar es clave para moderar la inflación pero también para demostrar que el Gobierno domina la situación. En las próximas semanas se definirán muchas paritarias que podrían producir una mejora en los ingresos si efectivamente la tasa de inflación se desacelera. Al término de su discurso en el acto del 30 de abril, Pablo Moyano, dirigiéndose a los camioneros le pidió “prepárense que en quince días discutimos paritarias”. Eso es precisamente lo que está esperando el Gobierno, curioso cierre para una jornada de protesta.

 

¿Alcanza con mejorar la economía? Las opiniones están divididas, porque para algunos analistas el deterioro de la imagen del Presidente es muy profundo. “Tiene el boleto picado”, sostuvo uno de los consultores más escuchados ante un grupo de empresarios que coincidían con esa visión y que le otorgaban pocas chances a Macri de obtener la reelección. Otros, por el contrario, creen que los cambios en la opinión pública pueden darse rápido en la medida en que se muestren resultados. Además le podría quitar potencia al eje del discurso opositor, que como queda en evidencia en el libro de Cristina, es la crítica a la política económica. La economía, otra vez.

 

Dejá un comentario