El poder de la palabra

6 de mayo, 2019

discurso poder palabra

Por Ruth Remesnitzky Consultora Lazos Comerciales

 

El lenguaje y su forma de expresión tiene un impacto poderoso en los resultados. Cuando hay congruencia entre pensamiento, sentimiento y acción suena como una armonía musical, donde el enlace de los acordes generan bellos sonidos y permiten que el individuo se convierta en el director de orquesta de su propia vida.

 

Conversando con Daniel Peralta, Coach de Oratoria, Locutor Nacional y Comunicador Social que reside actualmente en Córdoba, nos contó sobre el porqué de su interés en estos temas: “Me dedique a la comunicación ya que la padecí durante mucho tiempo hablar en público, era un peso expresarme frente a un micrófono y sentía que no me permitía fluir”.

 

Para explicar su mirada sobre el poder de la palabra cita el dicho “dime de qué te jactas y diré de qué careces” y señala que eligió focalizarse en lo que necesitaba para poder crecer. Así como frente a una pantalla muchos comunicadores podemos transmitir frialdad y olvidar mostrar nuestra sensibilidad, esa misma situación sucede en las empresas cuando tienen que interactuar y transmitir un mensaje, ya sea personalmente, por teléfono o video llamada.

 

Asimismo, Peralta añade que en el Siglo XXI se está transitando una evolución exponencial en las comunicaciones y en las formas de expresión. “Actualmente vivimos un proceso de evolución tecnológica constante donde las máquinas pueden hacer absolutamente todo,  pero la palabra es el don que nos diferencia y le da un valor agregado a nuestra empresa”. Por eso, enfatiza que si bien es posible comercializar un producto por cualquier plataforma on-line, la diferencia va a estar dada en la persona que te acerca el mismo y el valor agregado a partir de humanizar la experiencia.

 

Por consiguiente, hay un momento clave en todo proceso empresarial en el que resulta fundamental el contacto personal entre el proveedor y el cliente, y detectarlo permite gran parte del éxito.

 

¿Cómo hacerlo?

 

  • “Es necesario tomar conciencia de la voz, el cuerpo y las emociones, reconociendo nuestras creencias limitantes para poder integrarlas”. Algo que destaca Peralta es que las personas analizan y se capacitan en la búsqueda del desarrollo personal, pero pocas veces se detienen a percibir su tono de voz, respiración, postura corporal y, cuando lo hacen, llega a través de un tercero que lo expresa, por ejemplo, cuando alguien te dice “no te entendí” o “hablas muy rápido”.

 

  • Implementar dinámicas rápidas que permitan aquietar la mente a fin de disminuir el dialogo interno que no construye. A veces utilizamos conectores como “pero”, “no puedo”, “yo podría si”…que, al anteponerlos, estamos negando lo anterior, por ejemplo, “yo quiero mejorar mi relación con mi jefe, pero…”.

 

  • Utilizar el lenguaje asertivamente acorde al rol que ejercemos permite mejorar los vínculos y el acuerdo entre las partes se lleva a cabo a través del consenso genuino. Por ejemplo, un Gerente Comercial que sea un líder positivo motivará a su equipo y logrará mejores resultados que si es un jefe autoritario. Y para ello la oratoria es fundamental, una disciplina no incluida generalmente en capacitaciones de mandos medios y altos.

 

  • Todo transmite y comunica: el entorno, la confianza, nuestro cuerpo y acciones. Por ello la comunicación es mucho más amplia de lo que parece. En los inadecuados mensajes que transmitimos, existe un costo monetario implícito no medido, y es uno de los principales inconvenientes en la obtención de resultados sociales, económicos y financieros. Y lo vemos claramente en un año electoral, donde la sociedad está descreída de discursos donde, lo que se dice, no se siente ni se hace. Como dice Erving Goffman, sociólogo y escritor canadiense, las personas somos actores en el escenario de la vida, en el que nos expresamos para causar una impresión en nuestro público.

 

Como dice Anthony Robbins, “la forma en que nos comunicamos con otros y con nosotros mismos, determina la calidad de nuestras vidas”.

 

Dejá un comentario