Argentina es un proyecto en crisis

20 de febrero, 2019

Argentina estancada

Cuesta encontrar, por estos días, alguien que tenga un mensaje optimista y convincente sobre el futuro de Argentina. Hay portavoces, por cierto y algunas razones tienen (y la primera es la necesidad de sostener la ilusión propio y entre los suyos). También hay motivos más serios (es difícil que todo ande mal), pero no seducen y, en el fuero interno, aquellos portavoces saben que sus suposiciones están repletas de imponderables en el trayecto. Cuanto menos, sostienen la esperanza. No es poco porque resultados, más allá de la búsqueda genuina…no hay. Argentina es un país difícil de gobernar y no es casual que uno de los mayores méritos de Mauricio Macri sea simplemente terminar el mandato, algo que un no peronista no logra desde 1928.

 

Jamás lo dirían ni tampoco todos piensan así, pero numerosos kirchneristas quieren que vuelva Cristina para que se vaya Mauricio Macri mientras los macristas quieren que siga para que no vuelva ella. Muy constructivo, por cierto. “Es posible que, en otra vida, yo sería un ferviente antimacrista. Pero debería ser una vida en la que el kirchnerismo no existiera”, dijo ayer el afamado tuitero @quintinLLP. Todos se retroalimentan de la grieta y el monstruo que tienen enfrente.

 

En el 54° Coloquio de Idea, meses atrás en Mar del Plata, la sagaz politóloga María Esperanza Casullo dejó a todos atónitos. “Tenemos problemas, pero no somos un país fracasado”, dijo. La mayoría piensa que somos fracasados y las series económicas de Angus Maddison, que hoy son la verdad última sobre el éxito (algo debatible), muestran todo lo contrario. En la prestigiosa revista el estadista, Aníbal Nicolás Saldías dijo que Argentina es el único país que fue desarrollado que dejó de serlo. El único. Todo un mérito. Movilidad social descendente para todos y todas. El trabajo de Angus Madisson así lo confirma, y cuesta más ser pobre a quien alguna fue rico.

 

“Argentina es un país inviable”, se suele leer en Twitter. Un país irrealizable, como si tuviera un defecto cromosómico. Curioso: también es común el “somos el mejor país del mundo”. El sesudo “Turco” Asís dice: “En Argentina todo termina mal”. ¿Alguien se anima a desafiarlo sin mencionar el gol de Diego a los ingleses?

 

El corto plazo, la posible estabilización nominal (con las tasas más altas urbi et orbi, por cierto), es un oasis falaz mientras el nivel de actividad se derrumba y, por abajo y sigilosamente, se mueve una placa tectónica, y no en el sentido correcto: la mitad de los jóvenes, dice la UCA, son pobres. Sí, la mitad. El panorama es difícil. ¿Condenados al éxito?

 

Va de suyo que Argentina necesita un plan maestro nuevo, que emane desde la política y que tenga como instrumentador al Estado, que sea efectivo porque no se puede vivir del amor y también consensuado social y políticamente porque tampoco sirve que se cambie cada semana. Alica, alicate, ya llega el segundo semestre.