Tras gira estratégica, Carrió volvió al ruedo

30 de julio, 2018

Tras gira estratégica, Carrió volvió al ruedo

 

Durante su gira de tres semanas por varias provincias, Lilita Carrió predicó la importancia de las pymes y, además, dejó interesantes anécdotas, naturalmente. Durante su charla en la Federación Económica de Chaco, por ejemplo, se puso a recordar de donde conocía a la gente que estaba presente, como hace siempre que va a su provincia. “Vos sos el hijo de aquel que tenía un almacén a la vuelta” o “vos estabas casada con el que tenía el negocio de aquello que era el hijo de aquel otro”, decía a los gritos Lilita. En un momento lo tomó a un transportista del codo y le dijo:

 

“¿Vos estabas casado con aquella y de novio con tal, no? Haceme acordar”. El hombre regordete se lo negaba, pero no tenía oportunidad de explicarle de donde se conocían. Lilita le inventaba un pasado a su antojo. Al final de la charla, con más de cien personas, el transportista se acercó para explicarle que había sido alumno de Lilita en la facultad treinta y cinco años atrás. En cada charla en el Chaco se encuentra con gente y le empieza a buscar el árbol genealógico. Además de Resistencia, donde pasó a visitar a su madre con algunos problemas de salud, Carrió visitó otras ciudades chaqueñas y Santa Fe, Formosa y Corrientes.

 

Pero esa escapada (estratégica, por cierto), tras algunas expresiones desafortunadas, quedó atrás y ya está de regreso en el microclima metropolitano. En concreto, en Exaltación de la Cruz, donde vive, para participar de la sesión del miércoles, a la que irá Marcos Peña a dar su informe y, una semana después, a la sesión convocada para debatir el decreto sobre las Fuerzas Armadas que anunció el Presidente la semana anterior. Días atrás, Lilita anticipó su postura y afirmó que “la ley prohíbe que las Fuerzas Armadas intervengan en seguridad interior”. Ella busca que las Fuerzas Armadas coordinen trabajos con Defensa Civil: “Acá se viene un terremoto y nos morimos todos”, dijo.

 

Carrió desea que se derogue el reglamento de Nilda Garré con el que “se buscaba perseguir a las nuevas generaciones”, tal como manifestó en TN. “Nosotros no queremos perseguir a las nuevas generaciones. Las nuevas generaciones de las Fuerzas Armadas no tienen nada que ver con lo que sucedió en los ‘70 y dejen de sospecharlas. Chicos de veinticinco y treinta años que quieren ingresar a la armada ni siquiera habían nacido en los años de la última dictadura. Yo me niego a humillar de esa forma a los jóvenes de las fuerzas”, aseguró.

 

A su vez, Lilita no habló en público sobre el escándalo de los “aportantes truchos” informado por el periodista Juan Amorín, del El Destape, aunque referentes de la Coalición Cívica respaldaron públicamente a la gobernadora María Eugenia Vidal. Por ejemplo, la secretaria general de la CC y diputada provincial, Maricel Etchecoin: “La gobernadora hizo lo correcto y la Justicia debe avanzar con la investigación porque Cambiemos no va a proteger a nadie”.

 

En el 2017, luego de comparar a Santiago Maldonado con Walt Disney y afirmar que había 20% de posibilidades de que el joven se encontrara en Chile, Lilita obtuvo 50,93% de los votos en la Ciudad. Sin embargo, en 2015 cosechó un magro 2,28%, cuando compitió en la interna de Cambiemos con Mauricio Macri y Ernesto Sanz. Así de volátil es su vínculo con los ciudadanos. De todas maneras, luego de algunas semanas con frases poco felices sobre propinas, el aborto y los radicales, las encuestas le siguen sonriendo a la chaqueña. Sondeos cercanos a la legisladora aseguran que su imagen positiva en la CABA sigue elevada.

 

El 2019 empieza a aparecer en el horizonte. Lilita es diputada desde 1995. En 2019, ¿dejará de serlo y se convertirá en candidata a senadora? No le gusta la idea, pero la circunstancia electoral —la falta de oferta de candidatos atractivos para el público porteño— podría obligarla. Como Cristina seguirá en el Senado en 2019 quedaría cara a cara con Carrió. A esa escena nadie le hace zapping.