La constante búsqueda del voto peronista

18 de septiembre, 2017

La constante búsqueda del voto peronista

 

Por Juan Radonjic

 

A un mes de las elecciones, Cristina Kirchner, Sergio Massa y Florencio Randazzo tienen al peronismo en el centro de sus estrategias.  No sólo para captar votos sino para ir delineando su futuro político posoctubre.

 

En su reciente entrevista en Infobae, como parte de su campaña electoral, la expresidenta dirigió mensajes muy precisos hacia a los votantes de origen peronista porque considera que allí puede tener sus mayores posibilidades. Y ayer siguió con su tarea proselitista en Florencia Varela, porque el conurbano bonaerense es la región decisiva para aquellos que pretenden conducir al peronismo Tal vez logre algunos apoyos entre quienes no participaron en las primarias pero sí lo harían ahora.  Pero no serán tantos porque la concurrencia, el 13 de agosto, a diferencia de lo que ocurrió en otras primarias, fue elevada y porque los sondeos anticipan que la mayoría de los “nuevos votantes” se inclinaría por Cambiemos. Sí logrará votos entre quienes se volcaron hacia candidatos de izquierda que no llegaron al 1,5% de los votos pero en ese segmento deberá competir con el FIT. Por eso, la apuesta mayor será conquistar votos de perfil peronista que en agosto fueron para Massa y Randazzo. En la entrevista en Infobae envió varios mensajes en ese sentido: se definió como peronista, anticipó que se excluiría de la carrera de 2019 si su presencia impedía la unidad pero también recordó que quienes quieren marginarla obtuvieron peores resultados electorales que ella.

 

En el kirchnerimo aceptan que pueden perder las elecciones de octubre  pero están convencidos de que obtendrán un caudal de votos muy importante y que por lo tanto ninguna construcción política futura con base en el peronismo, y que pretenda ser una alternativa  a Cambiemos, podrá prescindir de ella.

 

Massa, a su vez, probablemente desista luego de octubre de su convocatoria a transitar la ancha avenida del medio  porque es un espacio tiene una dimensión muy inferior a la que suponía y el Frente Renovador, tal cual se lo conoció hasta ahora, tendrá otro perfil, nuevos contornos y otros aliados. La apuesta de Massa es tener un caudal de votos suficiente como para ser considerado la pata bonaerense del peronismo no K  y constituirse en la referencia para los gobernadores de ese sector en el principal distrito electoral del país. Massa tiene una buena relación con Miguel Angel Pichetto que presidirá el bloque de senadores más numeroso, mientras que su diezmada bancada de diputados conservará, de todas maneras,  una cantidad suficiente de integrantes y podrá ayudar a los gobernadores en sus negociaciones con el oficialismo.  El massismo y el peronismo K, en caso de unirse, conformarían un  bloque
en Diputados de similar tamaño al del  kirchnerismo.

 

Randazzo aparece como el eslabón más débil en todo este armado porque además de haber obtenido una cosecha magra en agosto perdería votos en octubre y tal vez ingrese a la Cámara sólo un diputado de su lista. El exministro del Interior le cuestionó a Cristina sus errores en los armados electorales en la carta en la cual rechazó su invitación a coordinar esfuerzos para derrotar al Gobierno. Razón no le falta porque la expresidenta  tuvo varias equivocaciones,  siendo la última la postulación de Fernanda Vallejos como cabeza de la lista de diputados. Pero Randazzo no se queda atrás a la hora de definir estrategias equivocadas y dentro de un mes lo va a comprobar.

 

Pero, en definitiva, los tres están mirando más allá del 22 de octubre y todos se perciben como protagonistas de espacios políticos que tendrá al peronismo como un componente esencial.