La tasa volvió a quedar quieta

21 de diciembre, 2016

La tasa volvió a quedar quieta

 

por Mariano Cúparo Ortíz

 

El BCRA volvió a dejar quieta la tasa de interés de política monetaria en 24,75%, en una licitación que volvió a dejar una expansión de la base monetaria, tendencia que viene creciendo desde que realizó la baja de dos puntos porcentuales en noviembre. Esta vez la expansión fue de $20.791 M. Con las metas de inflación jugándose en el filo, y a pesar de las presiones para que siga bajando y ayude a reactivar el crédito, el BCRA sigue jugándosela por la cautela.

 

Extraño cálculo

 

La meta del último trimestre del año, que planteaba una inflación promedio de 1,5%, parecería que puede ser cumplida. El BCRA dio algunas nuevas señales de cómo realizará ese cálculo. Octubre, tal como ya lo había publicado en comunicados anteriores, será tomado del promedio agosto-octubre, lo que le permitió a la autoridad monetaria evitar un indicador muy negativo de 2,9%, que es el que dio la general en octubre. En su lugar, octubre quedó con un cómputo de 1,2%.

 

Para noviembre y diciembre no se tomará ningún promedio, sino directamente las generales que publique el Indec. La de noviembre fue 1,6%, es decir que hasta ahora el promedio está en 1,4%. Con un diciembre de 1,7% la meta estaría cumplida. Y según el comunicado publicado ayer “los indicadores de alta frecuencia de fuentes estatales y privadas monitoreados por el Banco Central sugieren que la inflación de diciembre estará en línea con el objetivo planteado”.

 

Disciplinando al mercado

 

Por otro lado, la meta del 2017 presenta algunos inconvenientes extra, porque las expectativas inflacionarias del REM para ese ejercicio crecieron entre fines de octubre y fines de noviembre. En octubre la mediana de las respuestas de los más de 50 especialistas consultados había previsto un IPC en enero-diciembre de 19,7% y en noviembre esa previsión creció hasta 20,2%. Algo incluso más impactante se vio en las expectativas inflacionarias de la calle relevadas por la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), que crecieron desde una inflación esperada en octubre de 20% para los doce meses siguientes hasta una de 25% en noviembre.

 

Las expectativas son justamente lo que el BCRA precisa disciplinar para que el mercado espere una inflación de entre 12% y 17% en el 2017 y actúe en consecuencia, haciendo posible alcanzar la meta.

 

Visiones

 

Hay dos caminos por los cuales una baja de tasa puede resultar inflacionaria: mediante la ampliación de la base monetaria, que puede convalidar las decisiones de subas de precios de los actores, o mediante una escapada al dólar que termine disparando al IPC. Al respecto, y sobre la decisión de ayer del BCRA, el economista jefe de Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina opinó que el BCRA mantuvo quieta la tasa “para no afectar la frágil tregua alcanzada con el dólar mayorista”.

 

Antes de la licitación de ayer, el economista del Estudio Bein, Federico Furiase, sostuvo: “Más allá de la tasa real positiva contra la expectativa inflacionaria, la expectativa de devaluación y los altos vencimientos de Lebac le ponen presión a la tasa requerida para no expandir”. Luego abundó: “El BCRA parece querer evitar, vía pausa en la baja de tasas, una mayor expansión de la base monetaria, intentando mantener ancladas las expectativas de inflación frente a la negociación de paritarias”. En cambio, el economista jefe de Analytica, Martín Polo, se quejó de la decisión del BCRA porque “demora el despegue del crédito”.

 

La licitación

 

Las propuestas alcanzaron un nivel de $ 68.816 M, adjudicándose $ 68.412 M, lo que implica la renovación parcial del vencimiento que era de $ 87.038 M y una baja en el stock en circulación por $ 18.626 M, generando una expansión de la base monetaria de $ 20.791 M. Asimismo, en la última semana el BCRA absorbió $ 1.149 M mediante operaciones en el mercado secundario, registrándose un efecto expansivo total por operaciones de Lebac de $ 19.642 M. Las tasas de corte se ubicaron en 24,75%, 24,48%, 24,20%, 23,70%, 23,29% y 22.93% para los plazos de 35, 56, 84, 147, 210 y 273 días, respectivamente.