La brecha de los precios agrícolas llega a 5,2 veces

19 de diciembre, 2016

La brecha de los precios agrícolas llega a 5,2 veces

 

En noviembre se registró una sustantiva reducción de la brecha existente entre los precios que perciben los productores en el campo (tanto agrícolas como ganaderos) y los valores que deben abonar los consumidores al pasar por las góndolas. De acuerdo a un relevamiento de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) el mes pasado esa diferencia de precio “se multiplicó por 5,2 veces”, lo que significa una mejora respecto de la diferencia registrada entre las góndolas y el campo el mes anterior, cunando se había multiplicado seis veces.

 

“Desde los productores hasta los consumidores, los precios de la canasta agrícola se multiplicaron por 5,21 veces promedio en noviembre, lo que significó una caída mensual de 13,2% en la brecha de valores”, reportó la entidad según el Indice de Precios de Origen y Destino (IPOD).

 

El índice es elaborado por el Área de Economías Regionales de CAME para una canasta de veinte alimentos de origen agrícola que se consumen en fresco. El relevamiento se efectuó durante la segunda quincena de noviembre y para ello se tomaron más de cien importes en todo el país para cada producto.

 

De acuerdo al relevamiento, gran parte de las diferencias están determinadas por “comportamientos especulativos de diversos actores del mercado”, más allá de factores más comunes como los costos de producción, la estacionalidad , almacenamiento o transporte. Al respecto, CAME asegura que “la evidencia apunta a los altos costos de fletes y logística, la elevada carga fiscal, abusos de muchos intermediarios y hasta especulaciones y oligopolios en la oferta en el eslabón comercial que generan abultados márgenes”.

 

En el detalle de productos que integran la canasta, el informe de CAME indica que la mejora del índice responde a la “reducción de las diferencias en el zapallito, la naranja, la pera y el limón, que son los vegetales que mayor distorsión suelen presentar y este mes vieron mejorar sustancialmente la retribución que recibe el agricultor”. Las variaciones estacionales de precios, son determinantes en estos productos.

 

Entre los alimentos que registraron mayor amplitud de valores se observan “la pera, con una brecha de 10,23 veces, seguido por el repollo con una diferencia de 9,57 veces, la manzana con 8,85 veces, la mandarina que registra un diferencial de 8,8 veces y la naranja con una brecha de 7,14 veces.

 

En contraste, según CAME “los alimentos en los que menos se multiplicaron los precios desde que salieron del campo y hasta que llegaron al cliente, fueron: la papa con una disparidad de 2,19 veces, el ajo (2,51), la zanahoria (2,91) y la acelga con 3,50 veces”.

 

De acuerdo al estudio, de los 20 alimentos agrícolas que integran la canasta del IPOD, en ocho se vieron incrementos, mientra que en 12 se redujo la brecha. Así, “la tasa de variación promedio de los precios de origen fue de 16,7% en noviembre, mientras que los importes de destino bajaron 2,9%, lo que explica por qué se redujo la diferencia en el mes”, subraya CAME.

 

Observando la participación del empresario de campo en el valor de góndola, la entidad señala que se incrementó “3% en el mes”, por lo que “para el promedio de los alimentos agrícolas y ganaderos relevados en noviembre, el productor recibió el 24,3% del precio que pagó el consumidor”, frente al 23,6% percibido en octubre”.

 

En cuanto al IPOD animal, que releva la diferencia de precios de huevo, carne de pollo, carne de novillito, leche y carne de cerdo, el comportamiento durante el mes de noviembre fue inverso al del IPOD vegetal, ya que subieron el 7%, desde 3,85% en octubre a 4,12% el mes pasado. Este aumento fue empujado especialmente por un ampliación de la brecha, originado en el incremento del precio de la carne de cerdo.