Otra vez el fantasma de la devaluación del real

7 de septiembre, 2011

Otra vez el fantasma de la devaluación del real

Los economistas dicen que los gobiernos nunca eligen devaluar. Es el mercado el que decide por
ellos. Por eso hay quienes descartan que la jugada del Banco Central de Brasil de bajar la tasa de interés sea el paso previo a una devaluación planificada. En la semana, el Comité de Política Monetaria del BCB bajó la tasa de referencia medio punto hasta 12%. El recorte sorpresivo en el costo del dinero ayudaría a revertir la tendencia a la apreciación del real, que más allá del retroceso de casi 3% que mostró en agosto, acumula una suba de 4,5% contra el dólar en lo que va del año.

La jugada fue seguida desde cerca en la Argentina. Una devaluación del real impactaría negativamente sobre la economía porque restaría competitividad. Y encontraría a las autoridades sin la capacidad de reaccionar como años atrás. José María Fanelli le dijo a El Economista hace un tiempo que el margen de maniobra de la Argentina ante una devaluación de Brasil es menor que en 2008.

Real 2012-2015

En Brasil todos descartan un cambio de política monetaria. El economista jefe del Banco Itaú dijo la semana pasada durante una exposición en Buenos Aires que el real seguirá en los valores actuales, independientemente de alguna fluctuación momentánea. “El real quedará apreciado en los niveles que lo vemos hoy, entre 1,60 y 1,70 por dólar”, dijo Ilan Goldfajn. “No hay razones estructurales para que se mueva de donde estuvo en los últimos años. La industria seguirá
quejándose pero el mercado de consumo continuará moviéndose a tasas importantes”.

El real, en relación al dólar, está en los niveles más bajos desde hace décadas. Según un cálculo de Ecolatina el tipo de cambio brasileño hoy es 12% menos competitivo al mínimo registrado durante los 90. La apreciación fue significativa en estos últimos años. Por eso se especuló con que Dilma Rousseff devaluará no bien asumiera, para enfriar los reclamos de los industriales. Sin embargo ello no sucedió.

“El Gobierno no alterará artificialmente el valor de la moneda”, dijo Goldfajn. “Podrá haber alguna corrección ligera, producto de los movimientos de mercado, pero no esperamos que el real se devalúe de cara al mediano plazo”. El Plan Plurianual 2012-2015 enviado por el Gobierno la semana paasada al Congreso le da cierta razón a Goldfajn: el real se ubicará en 1,64 el año próximo y 1,72 en 2013.

Modelo agotado

El economista del Itaú cree que hay dos motivos por los cuales administrar una economía con una moneda apreciada conlleva ventajas. El primero es que los capitales internacionales seguirán eligiendo a los países emergentes como refugio ante los más avanzados. El segundo es que un tipo de cambo apreciado dinamiza el consumo porque aumenta el poder adquisitivo en dólares.

Según Goldfajn muchos indicadores de la economía brasileña están en niveles parecidos a los de
antes del colapso de Lehman Brothers (“el dinero en el mercado interbancario de Europa hoy cuesta lo mismo que en agosto de 2008”). Y eso quiere decir que está en peligro el modelo exportador por el cual las economías emergentes crecieron en la última década.

“Los países avanzados crecerán menos. Las economías en vías de desarrollo deben procurar de aquí en más de expandir sus mercados. China ya se está moviendo en esa dirección”.

Para la Argentina

El ex secretario de Finanzas y director de Econviews, Miguel Kiguel, dijo que “un real apreciado”
es uno de los factores que explicará el crecimiento de la economía argentina entre 2011 y 2012 .
Un real caro es una noticia excelente para la Argentina porque le permite postergar algunas correcciones sobre su economía. Una de ellas, la más urgente, bajar la tasa de inflación. Hoy el 50% de las exportaciones industriales argentinas y el 80% de las exportaciones automotrices van a Brasil. Por el contrario, un debilitamiento del real preocuparía a los empresarios.

(De la edición impresa)

Dejá un comentario