El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 11°C
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 11°C

Vidal reedita fórmula en escenario complejo

13-06-2019
Compartir

Los movimientos en el escenario nacional tienen su impacto en el mapa electoral bonaerense. Por caso, el acuerdo entre el kirchnerismo y el Frente Renovador, los dos espacios opositores más importantes. Sin que la incorporación del peronista Miguel Angel Pichetto a la fórmula presidencial aporte en términos de cuadros dirigenciales, militantes o líderes territoriales. La polarización que ya se advertía hace algunas semanas entre la fórmula oficialista encabezada por María Eugenia Vidal y la de Axel Kicillof, será mayor a la nacional y, en buena medida, le impondrá a la gobernadores un esfuerzo mayor para reelegir.

Para esa tarea, Vidal ratificó ayer el binomio que integra con el radical Daniel Salvador. Fue el propio vice el que hizo el anuncio, en una breve conferencia, luego de una reunión en un hotel céntrico con la cúpula de Cambiemos. O de Juntos por el Cambio, el sello que, al igual que a nivel nacional, también llevan en la provincia. “Tenemos el enorme desafío de seguir gobernando esta provincia, de seguir poniéndola de pie y en marcha”, señaló el dirigente. Vidal quiso mostrarse en un segundo plano. Pasó a saludar, compartió fotos y siguió con perfil bajo.

En las elecciones generales de 2015, la fórmula Vidal-Salvador obtuvo un corte de 7% en su favor respecto de la fórmula presidencial de Cambiemos. Esa performance le permitió ganar frente a Aníbal Fernández, el candidato del Frente para la Victoria. Y, a su vez, le brindó a Mauricio Macri el golpe simbólico para triunfar en el balotaje frente a Daniel Scioli. En esta oportunidad, el escenario bonaerense parece distinto. Los niveles de rechazo de Macri (sobre todo en el conurbano), la “fidelización” que logra Kicillof en las encuestas previas respecto del votante de Cristina Kirchner y la posibilidad de que Massa aporte votos complican el escenario. Por lo que se espera una Vidal activa, abocada de manera casi total a la campaña, con eje en la gestión de su gobierno más que en el nacional.

Otros actores preocupados son los intendentes. Otra vez: sobre todo, los del conurbano. Pero no sólo. Fueron los más enérgicos con la idea de desdoblar las elecciones provinciales y ahora temen que este combo político los perjudique. Entre ellos hay varios con dificultades. En particular, el intendente de Quilmes, Martiniano Molina. En el interior provincial, la situación que más preocupa es la del partido General Pueyrredón, que tiene a Mar del Plata como cabecera. Allí, ayer hubo novedades. Vidal decidió no habilitarle al intendente Carlos Arroyo la posibilidad de competir en las PASO de Juntos por el Cambio, según informó el diario local La Capital. Arroyo tuvo una mala relación con el gobierno provincial y su figura es muy cuestionada, incluso al interior de Cambiemos.

El armado del Frente Juntos entre kirchneristas y renovadores también preocupa en términos territoriales. Están avanzadas las negociaciones para que los duelos entre unos y otros en los distritos donde gobiernan se eviten, o bien, no deje heridos entre sus protagonistas. Mientas que el frente intentará arrebatarle algunos municipios a Cambiemos.

***

Larreta-Santilli, por la reelección

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y su vice, Diego Santilli, anunciaron ayer que competirán por la reelección. Además, confirmaron la creación de Juntos por el Cambio en la Ciudad de Buenos Aires, frente que integran el PRO, la Unión Cívica Radical, la Coalición Cívica, Confianza Pública, el Partido Demócrata, el Partido Socialista, el Partido Demócrata Progresista, FE, la UCeDé,el MID, el Partido de la Ciudad y el Partido Renovador Federal.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés