El Economista - 70 años
Versión digital

dom 26 May

BUE 10°C
El IDI

Una experta busca anticipar hasta cuándo durará el apoyo a Milei: estos fueron sus hallazgos

Mora Jozami creó el Índice de Irascibilidad (IDI) para medir el apoyo a Milei en el presente pero, sobre todo, proyectar lo que pueda pasar a futuro.

El presidente Javier Milei.
El presidente Javier Milei.
14 abril de 2024

Javier Milei saca chapa con las encuestas de opinión. Muestran, dice Milei, que mantiene un apoyo sólido. "Mi imagen es la misma que cuando asumí, que es el mejor momento que tiene un Presidente", le dijo a Ben Shapiro.

Es más, se animó a trasladarlo a lo electoral: si hoy habría segunda vuelta, le dijo a Shapiro, ganaríamos 58% a 42%

"Frente a semejante ajuste, ¿cómo puede ser que haya aumentado mi popularidad y mi intención de voto?", se auto-preguntó retóricamente. Responde Milei: "La batalla cultural está dando resultado".

Obviamente, el apoyo a Milei es un dato político, pero también económico. Si el apoyo empieza a flaquear, la ambición o audacia, o la perdurabilidad, de las medidas económicas va a flaquear también. 

Los inversores no dudan de la ambición fiscal fiscal de Milei o la audacia para hacer ciertas cosas sino del margen que tiene para hacerlo. Por eso, la pregunta clave es hasta cuándo seguirá manteniendo apoyo.

Eso es lo que intenta dilucidar Mora Jozami en un artículo en Seúl, la revista digital que edita Hernán Iglesias Illa.

A pesar del contexto de crisis y malestar, dice Jozami, el Gobierno está recibiendo un sólido respaldo en estos primeros meses. 

El apoyo a Milei tiene 4 pilares fundamentales

Este respaldo se sustenta en cuatro pilares fundamentales, dice la analista de opinión pública: 

  1. El monopolio de la agenda de comunicación, mediante anuncios diarios que provocan la conversación del día.
  2. La identificación de un enemigo claro: todos aquellos que se oponen al cambio.
  3. Una narrativa que genera esperanza al final del camino.
  4. Una oposición desdibujada, cuyos representantes tienen bajos niveles de imagen pública.

Nada es para siempre, se sabe. 

"La duración de este apoyo está en juego", dice Jozami. Cómo arrimar el bochín para responder la pregunta del millón (o lo millones): hastá cuándo.

Casos recientes en América Latina muestran que el hartazgo puede dispararse por medidas que parecen menores pero que sintonizan con un nivel alto de susceptibilidad y cansancio por parte de los ciudadanos. 

El Índice de Irascibilidad (IDI) 

En ese contexto, Jozami anunció la cración del Índice de Irascibilidad (IDI) con la intención de que se convierta en un barómetro de la sociedad argentina.

Así lo describe: "Construido a partir de estudios sistemáticos de opinión pública, el IDI toma, pondera y sintetiza nueve variables clave: la evaluación del desempeño gubernamental, las expectativas económicas personales, la disposición a marchar a favor o en contra del Gobierno, el estado de ánimo frente al futuro del país a partir de la gestión Milei, el grado en que el ingreso familiar alcanza o no para cubrir los gastos, la imputación de responsabilidad sobre la situación económica, las expectativas a nivel país, el nivel de resignación de consumos habituales y la evaluación de la capacidad del Gobierno para resolver los problemas económicos".

Tras el análisis de los datos asignamos puntuaciones que reflejan el grado de apoyo o rechazo hacia la gestión nacional. Fluctuando entre -1 (menos uno) y +1 (más uno), donde -1 es el valor máximo que puede alcanzar el conjunto de actitudes, predisposiciones y opiniones en contra del gobierno y +1 es el valor máximo que obtendrían las posiciones a favor. El 0 (cero) implica una situación a mitad de camino entre ambos extremos. El IDI no solo captura las opiniones generalizadas, sino también la intensidad de estas percepciones a lo largo del tiempo. 

mj1
 

"Empezamos a medir estas variables hace unos meses y las fuimos refinando, para que los resultados no tuvieran sesgos y sean lo más estables y representativas posible para poder construir un índice útil en el tiempo", dice Jozami y agrega que en marzo se realizó la medición consolidada por primera vez.

"El primer IDI dio en marzo un valor de -0,06, es decir, casi a mitad de camino entre el valor máximo y el valor mínimo, reflejando un estado de crispación social cercano a la "neutralidad", con una muy leve tendencia de rechazo hacia la gestión nacional", dice. 

Sin embargo, los resultados muestran una dispersión significativa, especialmente si segmentamos a los consultados por su voto en el balotaje de 2023 entre Milei y Sergio Massa. 

  • "Entre los votantes de Milei se registra un IDI de +0,42, de significativo apoyo, mientras que los de Massa muestran un índice de -0,65, conformando la posición más intensa en términos de la profundidad de sus actitudes (en este caso refractivas a la administración libertaria)", dice.

.
 

Segmentado por género, el IDI también muestra diferencias, aunque menos significativas. 

  • Los varones parece estar levemente satisfechos con la situación (+0,04) mientras que las mujeres parecen algo más preocupadas (-0,15). 
  • Segmentado por edad, son los jóvenes (18-29 años) quienes tienen actitudes más positivas sobre el momento del país (+0,16), mientras que las otras generaciones están en terreno negativo.

Mientras el país se enfrenta a cambios radicales, Jozami dice que el índice podrá ayudar a prever el clima social y político, "permitiendo anticipar posibles estallidos de descontento o, por el contrario, consolidar el apoyo necesario para las reformas propuestas".

"La gestión de Milei y la respuesta de la población a su gobierno constituyen un estudio de caso fascinante sobre el impacto de las políticas liberales en una sociedad que clama por cambios. El IDI no sólo ilustra las corrientes subterráneas de esta transformación, sino que también advierte sobre los retos que podrían desestabilizar estos audaces nuevos comienzos", concluye.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés