El Economista - 70 años
Versión digital

jue 13 Jun

BUE 19°C

Tensión entre aliados de Juntos por el Cambio por protocolo ILE

La actualización de un protocolo sobre aborto legal en ciertas circunstancias desató la disputa. Marcha atrás con la resolución y dudas sobre continuidad de Rubinstein

21 noviembre de 2019

Los aliados en Juntos por el Cambio se sacaron chispas ayer por la actualización del protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo publicado en el Boletín Oficial con la firma del secretario de Salud, Adolfo Rubinstein. La decisión recibió el rechazo inicial de buena parte del PRO, con aval en la Casa Rosada, a tal punto que anoche se elaboraba contrarreloj una resolución para volver atrás con la medida y trascendió la renuncia del secretario. La respuesta, en bloque, de varios referentes radicales aumentó la tensión y puso en un impasse la renuncia.

“La Secretaría de Gobierno de Salud aprobó el protocolo nacional para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo. Un gran paso para seguir avanzando en la consolidación de derechos y en la protección de la salud pública con equidad”, señaló Rubinstein en su cuenta de Twitter. “En la actualidad, el aborto en Argentina no es considerado delito cuando se solicite la práctica para evitar un peligro para la vida o la salud de la persona embarazada, o cuando el embarazo sea producto de una violación”, sostiene el texto. El protocolo es una actualización del que ya regía desde 2015.

Los rechazos no se hicieron esperar y partieron desde el seno mismo de Casa Rosada y del partido de Gobierno. “Me parece lamentable y claramente inconstitucional la resolución del secretario de salud ampliando de manera irresponsable las causales de aborto no punible y limitando la objeción de conciencia médica”, dijo Federico Pinedo, presidente provisional del Senado y tercero en la línea sucesoria. “El secretario de salud Rubinstein resuelve ampliar el protocolo nacional para descartar niños y destruir mujeres. Se olvida que, tras meses de debate, el Congreso dio un rechazo total a la ley del aborto. Espero su renuncia y que se deje sin efecto esta resolución inconstitucional”, fue el duro cruce de la diputada nacional y legisladora porteña electa, Dina Rezinovsky.

En la Casa Rosada, los dardos apuntaron contra la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley. Salud, desde que es Secretaría, está dentro de su órbita. A tal punto que se habló de renuncia y tensión en el gabinete. La respuesta de algunos dirigentes radicales sumó contrapuntos y contrabalanceó la embestida contra el secretario. “Mi apoyo absoluto y toda mi solidaridad a un funcionario ejemplar. El protocolo que dictó responde al fallo de la Corte y al Código Penal vigente, tratando de solucionar un problema grave de salud pública. Resulta inentendible su derogación”, sostuvo el exministro Ricardo Gil Lavedra. Algo parecido a lo que escribió Ernesto Sanz, también en Twitter. “Mi solidaridad, apoyo y afecto a @RubinsteinOk, un funcionario ejemplar, un lujo de la salud pública. Como tantos radicales a lo largo y ancho del país, nos sentimos orgullosos de su gestión”, sostuvo.

Las dudas respecto de la continuidad de Rubenstein seguían en pie al cierre de esta edición. También las controversias respecto a si le habían pedido la renuncia. O si el funcionario habría decidido dar un paso al costado.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés