El Economista - 70 años
Versión digital

mie 19 Jun

BUE 15°C

“Si seguimos divididos, el único que gana es el Gobierno”

29 agosto de 2017

Entrevista a Eduardo Aguilar Senador (PJ-FpV - Chaco) Por Mariano Espina

El Senado imagina lo que será su conformación a partir del 10 de diciembre, con el casi asegurado reingreso a la Cámara Alta de la exmandataria Cristina Kirchner y el reencuentro con Miguel Angel Pichetto, líder del bloque PJ-FpV, que exhibe grandes diferencias entre dos sectores desde el 2016, pero aún así, no se rompió. “En un contexto de mucha fragmentación, tener un bloque unificado es un elemento que fortalece, sería bueno que subsista”, reza el senador chaqueño Eduardo Aguilar, alineado a Pichetto y a la postura dialoguista con el gobierno de Cambiemos.

¿Qué escenario imagina en el bloque PJ-FpV con el posible reingreso de Cristina Kirchner al Senado?

Hasta ahora el bloque ha tenido posturas diversas, enfrentado distintos escenarios y proyectos y ha logrado preservar una unidad que es importante para la oposición en Argentina, aún en un contexto de mucha fragmentación. Tener un bloque unificado en el Senado es un elemento que fortalece, sería bueno que subsista. De cualquier forma entiendo que son notorias las dos posturas en relación al Gobierno. Por un lado una posición, cercana a la expresidenta, mucho más cerrada y de confrontación permanente frente a todos los temas que plantea el oficialismo. Y después un sector, que incluye a los gobernadores, que sin acordar con el rumbo del Gobierno considera que lo que el país necesita es un conjunto de acuerdos respecto de los temas centrales.

Esa oposición más cerrada que señala, va a contar ahora con el liderazgo de CFK.

Sin duda es un liderazgo fuerte. Pero me parece que, cualquiera que no integre el espacio oficialista,  tiene que intentar construir nuevas mayorías en el país que incluya a estas dos formas de oposición. El que no tenga la grandeza para ver eso, lo único que logra es fragmentar la oposición y posibilitar la continuación de un programa liberal.

¿Imagina factible la relación entre ambas posturas?

La disposición está. Nadie puede creer que va a volver al Gobierno con su tercio y cerrándose a la posibilidad de acuerdos con el que piensa parecido. Hay expresiones entorno al espacio de Cristina que han reconfigurado ciertos mensajes.

En la provincia de Buenos Aires no hubo acuerdo entre los espacios peronistas y ese elemento benefició a Cambiemos.

Sí, es una mirada a corto plazo también, porque el peronismo viene en un proceso de fragmentación que ha comenzado en 2013, con tres derrotas consecutivas. Si fragmentamos la oposición por tratar de consolidar liderazgos personales, lo que nos espera es una continuidad de esta división frente a un Gobierno que se ha fortalecido, que ha crecido y que evidentemente ha cabalgado sobre nuestros errores de articulación política.

¿Qué escenario imagina a partir de los resultados de las PASO?

Esta elección es el primer tiempo, y terminó con empate en la provincia de Buenos Aires y ventaja para Cambiemos en el resto del país, pero falta el segundo tiempo. Más allá de eso, mirar el proceso largo de Argentina requiere ser amplios en la articulación de una oposición y a su vez pelear por grandes acuerdos y un programa de desarrollo.

En algunos casos, como en el Chaco, se alcanzaron acuerdos dentro del peronismo aun con miradas diferentes.

En el caso del Justicialismo en Chaco se ha logrado mantener la unidad en algunos sectores pero viene con un deterioro muy importante de votos. Hay un proceso de reducción de votos que expresan el agotamiento de una forma de hacer política, en determinadas prácticas de hacer política y en determinada dirigencia.

¿Lo vincula con Jorge Capitanich?

No, no necesariamente. Creo que hay alianzas con formas muy tradicionales de hacer política, de aprovechamiento clientelista de los recursos del Estado que ha sido duramente cuestionado. Lo que sucede es que el radicalismo, que es acá la expresión de Cambiemos, no ha logrado tampoco una renovación dirigencial que le haya permitido sumarse a la ola nacional, pero claramente ha logrado diferencias en las principales ciudades de la provincia.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés