El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 24°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 24°C

Reforma electoral: el oficialismo teme la discusión punto por punto

17-10-2016
Compartir

El oficialismo convocó para el miércoles a una sesión especial con el objetivo de tratar el proyecto de Reforma Política, enviado por el Ejecutivo, sin tener asegurada la aprobación de varios de sus artículos. El proyecto establece, entre otros puntos, la implementación total a partir del 2017 del voto electrónico, la paridad de género y una serie de modificaciones en las Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias (PASO).

La iniciativa, redactada por el Ministerio de Interior, contó con un trayecto discutido y dilatado en la Cámara Baja. Al recibir el despacho de comisión, contó con 32 disidencias, sobre las 42 firmas que acompañaron la reforma. El proyecto, cuenta con un respaldo general, pero las complicaciones para Cambiemos llegarán cuando se vote artículo por artículo. Vale recordar que, al ser reforma electoral, cada punto requiere ser aprobado por una mayoría especial, es decir, 129 escaños.

Está claro que, los tiempos en los que ha sido tratado la reforma, no fueron los ideales para el Gobierno, y complica así su implementación. A fines de agosto, Adrián Pérez, uno de los encargados de llevar adelante el proyecto, desde la Secretaría de Asuntos Políticos, le dijo a El Economista que el proyecto “para tener la mejor implementación posible debería estar aprobado en octubre”. Ese mismo reclamo fue expresado por el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, en su última visita por la Cámara de Diputados, en el marco del debate por el Presupuesto 2017. El diputado macrista Pablo Tonelli, y presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, le agregó, también a este diario, que la iniciativa debe ser aprobada “antes de que finalicen las sesiones ordinarias, porque si no, los tiempos no van a dar para implementarla para el año próximo”, sincerando las dificultades que rodeó el debate.

Debate

Dentro de Cambiemos, la sesión del miércoles ?que será maratónica? se mezcla entre expectativas e incertidumbre. Desde el PRO, le manifestaron al El Economista que el proyecto “va a salir, seguramente”. Desde el radicalismo, no exhibieron el mismo optimismo, “la veo cada vez más negra”, expresaron. En general, el proyecto será respaldado por, además de las 87 bancas de Cambiemos, por el bloque Justicialista ?17?, el interbloque UNA, que preside Sergio Massa, compuesto por 37 escaños y el bloque progresista (8), entre otros. Del otro lado, aparece el rechazo casi total del Frente para la Victoria (72) y la izquierda (4).

El giro que significó retomar la idea de implementar el voto electrónico ?con soporte en papel? en shock, fue a pedido de Sergio Massa, que se oponía a la idea de que en los comicios del año próximo se vote con diferentes sistemas, con suma preocupación en la provincia de Buenos Aires. Aceptar ese reclamo, significó el compromiso del tigrense de apoyar todas las letras de la reforma, a pesar de que, como se vio en otras oportunidades, puedan existir excepciones dentro del bloque.

Paridad

El artículo que exige la integración en las listas, de forma intercalada (uno y una) por 50% de mujeres y 50%, es criticada por varios sectores, esgrimiendo que le otorga rigidez al armado electoral y que provocaría dificultades a la hora de armar la lista para las elecciones generales. Llegar a los 129 será un número difícil para las 99 mujeres que integran la Cámara de Diputados, que, a pesar de recibir al apoyo de varios bloques, y de ser una política que avanza en las legislaturas de varios distritos, desde el oficialismo no se animan a asegurar su aprobación.

Primarias

El proyecto establece que, en las próximas PASO, el electorado no podrá armar su voto con diferentes agrupaciones, lo que se conoce como corte de boleta, si no que deberá participar de una sola interna. Argumentando que limita al votante, y que perjudica a partidos provinciales o municipales, el bloque Justicialista adelantó que rechazará este punto. Si se le suma la oposición del FpV, podrían hacer resistencia y quebrar al oficialismo.

Para agregar, los senadores del PJ-FpV, Juan Manuel Abal Medina, y Omar Perotti, presentaron el pasado viernes un proyecto alternativo de reforma política. Además del voto electrónico, “con mayor seguridad”, contempla el financiamiento estatal de las campañas y la creación de un Fondo de Capacitación Democrática, para la formación de dirigentes e investigación de los partidos políticos

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés