El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 23°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 23°C

Qué está en juego y cómo sigue la disputa en el INCAA

Luego del desplazamiento de Cacetta y el reclamo de la industria, las controversias se mantienen en pie

26-04-2017
Compartir

“No existe voluntad política de modificar los fondos de fomento de la industria cinematográfica”, afirmó el ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, días atrás. Sin embargo, algunas organizaciones relacionadas con la producción de cine nacional, son escépticas en este punto y se mantienen alerta desde hace una semana por cómo pueda evolucionar el conflicto.

El pasado 13 de abril, Avelluto le pidió la renuncia al expresidente del Instituto Nacional del Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), Alejandro Cacetta, argumentando presuntas “inconsistencias en los gastos que no tendrían justificación”. De esta manera, el vicepresidente Ralph Haiek puesto por el macrismo en 2016 quedó a cargo del organismo.

No obstante la renuncia de Cacetta, la Asamblea Permenente por la Defensa del Cine (APDC) Argentino -una organización crítica de la anterior gestión- aseguró que no existen pruebas para creer la existencia de actos de corrupción. Por otro lado, aceptaron a Haiek como presidente interino y eligieron tres candidatos para ocupar el cargo que por el moment no tienen carácter vinculante para la decisión del Ministerio de Cultura.

Además, también el Estado despidió a otros tres directivos más del Instituto y así apareció el primer punto de conflicto: el INCAA es autárquico y las organizaciones en defensa del cine nacional la interpretaron como una intervención política.

La nueva ley de convergencia

Al ser el INCAA un ente autárquico no tiene asignada una partida presupuestaria, ya que es generador de sus propios recursos que consigue por dos vías. La primera, que significa el 40% de su presupuesto, es el 10% del valor cada entrada que se corta en cualquier cine del país (incluso en las producciones extranjeras). La restante, que explica el 60% de la financiación, es un impuesto que el ENACOM cobra sobre cableoperadoras privadas en relación a las pautas vendidas.

Es en esta segunda vía de obtención de recursos, cuando aparece el otro núcleo del conflicto. El Gobierno de Cambiemos hizo pública la intención de modificar la Ley de Convergencia por la cual las cableoperadoras dejarían de pagar el impuesto que financia no sólo al INCAA sino también al Instituto Nacional del Teatro (INT) y al Instituto Nacional de la Música (INAMU).

La designación de Nicolás Yocca como gerente de administración del INCAA también ha creado sospechas. El nuevo funcionario es un hombre cercano al Grupo Clarín (ex Gerente de Finanzas de Artear y Gerente General de Radio Mitre), que sería uno de los grandes beneficiados por esta posible medida.

Si existe la voluntad o no para modificar este punto, es aun una decisión desconocida para todos, salvo para el Gobierno Nacional. Por ahora, la salida que presenta la APDC es que la comunidad del cine nacional forme parte de la modificación de la ley. Sin embargo, si el gobierno se mantiene firme en su postura, el fin del conflicto (o el inicio de otro) llegará cuando la nueva ley de convergencia ya esté cerrada.

Hacia adelante

El futuro del conflicto es, a esta altura, incierto. El Gobierno le pide confianza a una comunidad que se mantiene alerta y con la decisión de continuar movilizándose hasta tener mayores certezas y garantías. En este sentido, la estrategia del oficialismo es clara: dilatar lo más posible la difusión de la modificación de la Ley de Convergencia e ir allanando el terreno para que el escenario político sea más favorable hacia dentro del INCAA.

Por el otro lado, la Asamblea Abierta de la Comunidad Audiovisual se reuinió por segunda vez el domingo y definió sus pasos a seguir. Uno de ellos fue la creación de una Comisión Administrativa que de ahora en más audite constantemente el funcionamiento del INCAA para evitar “nuevas intervenciones”. Por otro lado, se creó también una Comisión Legal que se encargará de seguir los movimientos de la Ley de Convergencia.

Además le pidieron al INCAA formar parte de la Asamble Federal que se llevará a cabo en Salta el próximo 2 de mayo, programaron una movilización para el día siguiente frente al Congreso d ela Nación, y decidieron no participar una hipotética reunión con Avelluto y Haiek ya que días atrás realizaron un encuentro por este tema, y no el sector no fue invitado.

Si bien el conflicto entre estos sectores existe desde que Cambiemos asumió el Gobierno Nacional, desde las últimas semanas fue subiendo su temperatura. Todo indica que ninguno de los dos se moverá significativamente de su postura, por lo cual, se puede prever que los próximos meses no serán nada sencillos para el cine nacional.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés