El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Presionan a la CGT para ir al paro

La presión para poner en marcha medidas de fuerza en contra de las políticas del Gobierno pesa cada día más sobre la CGT

06-07-2017
Compartir

La presión para poner en marcha medidas de fuerza en contra de las políticas del Gobierno Nacional pesa cada día más sobre la CGT. La CTA y la Corriente Federal de Trabajadores, que lidera Sergio Palazzo, anticiparon que reclamarán un paro general y el propio Juan Carlos Schmid, uno de los triunviros de la central obrera, anunció desde otra de las estructuras que conduce ?la CATT? que llevará una moción para salir con los reclamos a la calle.

El secretario general de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, le propondrá hoy a la CGT la realización de un paro nacional contra el gobierno de Mauricio Macri que tendría, como fecha límite, la última semana de julio. “Vamos a hablar los representantes de las dos CTA y la CGT para ver cuándo le ponemos fecha a una acción concreta, que puede ser un paro nacional”, dijo Micheli anticipando lo que ocurrirá en un acto organizado por la Asociación de Abogados Laboralistas que está planeado para las 15 en el Hotel Bauen. Los motivos de la medida de fuerza serían “lo que está ocurriendo con los sindicatos, la política anti  trabajador que está llevando Macri”, además del “nivel del salario” y “los despidos”.

El dirigente sindical precisó que en el encuentro de hoy participarán también “varias organizaciones de derechos humanos y sociales”, que junto a las centrales obreras definirán “la presentación que vamos a hacer el 13 de julio ante la OIT, denunciando al Gobierno por el ataque a la Justicia Laboral”. Respecto a la fecha tentativa del paro, Micheli dijo que lo mejor sería que ocurran “lo más lejos de las elecciones posible, para que nadie lo aproveche como una cuestión de campaña”.

Del mismo modo, un plenario de la Corriente Federal de Trabajadores, que lidera el bancario Sergio Palazzo, resolvió insistir en la convocatoria urgente del Comité Central Confederal de la CGT y convocar a movilizarse el 7 de agosto “contra la política del Gobierno de Macri”, que definieron como “en contra los derechos de los trabajadores, los sindicatos y el trabajo argentino”.

Por otro lado, la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) dio el primer paso y aprobó esta semana en su reunión de Consejo Directivo la realización de una protesta con movilización, “a raíz de la crítica situación por la que atraviesa gran parte de los trabajadores del país”. De esta manera, la CATT, que conduce el triunviro de la central obrera, Juan Carlos Schmid, anunció que elevará su postura a la CGT para que la ponga en consideración.

“El agravamiento de los índices de pobreza, la multiplicación de despidos en diversas ramas de producción, el intento de restringir el derecho de huelga por parte de legislaciones provinciales (hecho decididamente anticonstitucional), además de las declaraciones del Gobierno sobre el colectivo sindical, adjudicándole prácticas mafiosas como así también haciéndolo responsable de la falta de competitividad, constituyen una falacia que pretende ocultar los verdaderos problemas del programa económico del Gobierno”, argumentaron los transportistas en un comunicado de prensa.

“Por otro lado, el hecho de que tengamos cuatro sindicatos intervenidos ?seguridad, SOMU, Azucareros y ahora canillitas?, en lo que va de la actual gestión, sin que existan señales claras de restitución a sus legítimos representantes, son indicadores de una arremetida sobre nuestras organizaciones”, agregó Schmid.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés