El Economista - 70 años
Versión digital

mie 20 Oct

BUE 14°C

Versión digital

mie 20 Oct

BUE 14°C

Paños fríos tras fuertes cruces por Santa Cruz

Un diálogo telefónico entre la gobernadora Kirchner y el ministro Frigerio logró algo de calma luego de un fin de semana violento

24-04-2017
Compartir

En Santa Cruz desde hace varias semanas los ánimos están caldeados. Movilizaciones callejeras, reclamos sindicales, medidas de fuerza, denuncias de represión y declaraciones cruzadas respecto de las responsabilidades de la crisis provincial. El fin de semana que pasó tuvo uno de sus capítulos más violentos, con agresión a la casa de la gobernadora Alicia Kirchner y represión de parte de las fuerzas de seguridad hacia los manifestantes. Y nuevos cruces de declaraciones. Que iban en aumento, hasta que anoche un diálogo telefónico entre la mandataria y el ministro del Interior Rogelio Frigerio puso un poco de calma, con promesa de más fondos.

Los hechos

La gobernadora Kirchner denunció un “ataque planificado” a la residencia oficial local por parte de un grupo de manifestantes, en momentos en que estaba en el lugar la expresidente Cristina de Kirchner y advirtió que “quieren mi cabeza” para la campaña electoral. A esas críticas hacia Casa Rosada se unieron la propia Cristina y Máximo Kirchner. “Desde que asumió Cambiemos, la provincia recibió un 85 por ciento menos de asistencia que en 2015. El freno a la obra pública provocó una caída del 35 % del empleo en la construcción. En otros rubros como vivienda, se envió cero peso en 16 meses”, señaló. Para la exmandataria, el objetivo del Gobierno, “al mejor estilo de Durán Barba”, era el de “cortar la cabeza de Alicia Kirchner y colgarla como un trofeo, como una suerte de mensaje para todos los gobernadores que no pertenecen a Cambiemos”.

Responsabilidades

Desde el Gobierno, más allá de ciertas intervenciones por redes sociales de algunos funcionarios, la responsabilidad del descargo estuvo a cargo del ministro del Interior Rogelio Frigerio, quien tiene la responsabilidad de tratar con las provincias. Frigerio subrayó que Santa Cruz “hace 25 años que está gobernada por la misma familia” y sostuvo que “viene empeorando su situación desde hace seis o siete años”. Aseguró que “no es responsabilidad de los últimos quince meses (de Mauricio Macri), sino de una pésima administración provincial” y descartó, a su vez, que se esté evaluando intervenir la provincia. “La provincia tiene una pésima administración de varias gestiones para atrás y la gobernadora recibió una tremenda herencia de la familia de la gobernadora”, dijo en ministro en una de sus intervenciones públicas de ayer. “Tenemos diálogo permanente con todas las autoridades de la provincia. No hacemos ninguna diferencia en términos de colores partidarios en torno a los recursos que tenemos porque nosotros también heredamos un Estado quebrado”, se defendió Frigerio de una de las acusaciones que le hicieron desde el Sur. Además, pidió autocrítica de parte de la gobernadora y el kirchnerismo.

Según trascendió anoche, Frigerio escuchó el reclamo de Alicia Kirchner telefónicamente y en el Gobierno se evaluaba la posibildiad de enviar ayuda extraordinaria a la provincia.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés