El Economista - 70 años
Versión digital

dom 26 Jun

BUE 9°C
Versión digital

dom 26 Jun

BUE 9°C

Odebrecht: De Vido enfrentará otro juicio oral

Rafecas elevó la causa en la que se lo investiga por favorecer a la empresa brasileña en obras de gasoductos

28-06-2019
Compartir

Julio De Vido, exministro de Planificación Federal del kirchnerismo que está detenido en el penal de Marcos Paz, deberá enfrentar un nuevo juicio oral en su contra en el marco de la investigación por presuntas coimas pagadas por Odebrecht a funcionarios argentinos. Se trata del tramo de la investigación sobre la construcción de gasoductos.

El juez federal Daniel Rafecas elevó a juicio oral al exfuncionario por “negociaciones incompatibles con la función pública”, al considerar que favoreció a la constructora brasileña Odebrecht en contratos para la ampliación de los gasoductos Norte y Sur, entre los años 2006 y 2008.

De Vido actualmente está siendo sometido a otro juicio oral, el conocido como “Caso Vialidad”, en el que se acusa también a Cristina Fernández por direccionamiento de las obras públicas santacruceñas mayormente hacia Lázaro Báez, con sobreprecios y sin que esos trabajos hayan sido finalizados.

Para Rafecas, el proceso licitatorio estuvo amañado para que la constructora brasileña se hiciera con los contratos de ampliación de los gasoductos. Arrepentidos de la firma confesaron en Brasil que pagaron coimas a funcionarios de Planificación Federal en Argentina, tanto para estos proyectos como para otros trabajos que tuvo a cargo Odebrecht durante la etapa kirchnerista.

Rafecas consideró que corresponde la elevación a juicio oral por “negociaciones incompatibles con la función pública”.

Según informó la Agencia Télam, el juez dio por probado que De Vido creó el marco normativo necesario para que, desde la Secretaría de Energía, “en negociación con Odebrecht, se procediera al llamado a una licitación privada”, en lugar de recurrir a los mecanismos habituales. “En lugar de hacerse a través de las empresas privadas licenciatarias TGN y TGS, como se venía haciendo hasta ese momento, se realizaron a través de la empresa de la firma mixta Cammesa, que fue la que finalmente le adjudicó, en un proceso sospechado, todo el negocio a una sola firma: Odebrecht”, señalaron fuentes judiciales consignadas por la agencia Telam.

De Vido, que está detenido con prisión preventiva por el presunto desvío de fondos para el yacimiento de Río Turbio, no estará solo en el banquillo de los acusados de este nuevo juicio oral. También estará con el exsecretario de Energía Daniel Cameron; los ex subsecretarios de Energía Eléctrica y de Combustibles, Bautista Marcheschi y Cristián Folgar, y con los responsables de la firma Cammesa S.A., Luis Alberto Beuret, y Julio Armando Bragulat, todos por el delito de negociaciones incompatibles con la función pública.

“La instrucción ha dado por probada la existencia de un apreciable desvío de poder por parte de De Vido, Cameron, Folgar, Marcheschi, Beuret y Bragulat en dirección al involucramiento ilegal de Odebrecht en la adjudicación de la obra pública, maniobra formalizada el 6 de diciembre de 2006, con la suscripción del contrato entre la firma mixta CAMMESA S.A. y Odebrecht”, escribió el juez Rafecas en su elevación a juicio oral de la causa.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés