El Economista - 70 años
Versión digital

jue 29 Feb

BUE 26°C
Nuevos modelos de liderazgo

Marcos Peña regresó con una reflexión sobre los contextos de los líderes políticos actuales

El exjefe de Gabinetes presentó su documento en el que analiza su paso por la función pública y propone reflexiones al respecto

Documento, Marcos Peña
Documento, Marcos Peña -
10 diciembre de 2021

"El liderazgo debe ser más humano, más colaborativo, más grupal, más conectado con las emociones y también, más humilde, para poder ser eficaz", explica Marcos Peña en un reciente documento para el Center for Strategic & International Studies y se cuestiona sobre los modelos de políticos que hoy en día existen y todo el entorno que los rodea (o no).

En este documento, Peña invita a la reflexión sobre cómo se pierde el costado humano al asumir un cargo político, junto con la exposición, los egos y el estrés, entre los principales factores que llevan a "omitirse a uno mismo a medida que progresa su carrera".

Según las concepciones actuales, los líderes suelen ser pensados como elegidos con algún tipo de poder especial que los avala a ocupar tal o cual cargo; sin embargo, según Peña, "entender que los próceres, los héroes de nuestra historia, los grandes líderes de la humanidad, son tan seres humanos como el resto, es clave". 

Y es clave ya que, para poder desarrollarse como personas con un eje racional y otro emocional, es necesario que cuenten con un equipo de contención y herramientas que los ayuden a lograr un desarrollo parejo de ambos aspectos. Algo que, en esta especie de figuras todopoderosas, no parece necesario.

"Entender que los próceres, los héroes de nuestra historia, los grandes líderes de la humanidad, son tan seres humanos como el resto, es clave"

Al tratarse de seres humanos, comunes y corrientes, el exjefe de Gabinete ejemplifica uno de los males que pueden aquejar a los líderes: el Síndrome de Hubris. En el libro “In Sickness and In Power”, de David Owen, se lo define como "un trastorno temporario que sufren las personas con poder, caracterizada por la exaltación del ego, la desmesura, el desprecio a las opiniones de los demás, la pérdida del contacto con la realidad, entre otros problemas que llevan a la autodestrucción".

Por eso, como respuesta a esta problemática -que se vio agudizada con la pandemia del Covid-19, que trajo más dudas que certezas-, Peña invita a reflexionar sobre la creación de un nuevo modelo de liderazgo, que prepare a los políticos con valores éticos y morales, y los provea de las herramientas para que puedan conocerse íntegramente a si mismos, cuidarse, prepararse mentalmente, emocionalmente y físicamente para gobernar sin perder de vista su costado humano

"Incluso existe el mito de que el mejor político es el que se sacrifica durmiendo poco y comiendo mal, en los del bienestar del pueblo. Va dentro de esa idea de que el buen líder es el que se omite totalmente a sí mismo, incluso hasta una muerte prematura lo consagra en su sacrificio por el pueblo", dice Peña, el funcionario más valorado por Mauricio Macri, en su trabajo, donde combina citas a académicos, deportistas y hasta guías de montaña.

Entre las ayudas que Peña menciona que le fueron de ayuda, las que considera fundamentales para quien este en un cargo de tal jerarquía son:

  • La salud mental y el costado emocional
  • La salud y el bienestar físico
  • La dimensión emocional de la comunicación
  • El contacto con la naturaleza
  • El manejo de la fama y la exposición
  • Los límites al ecosistema digital
  • La mirada al corto, pero también, al largo plazo
  • La presencia de un equipo de contención
  • Ampliar la mirada y la perspectiva

Así, en base a su paso por el Gobierno y su mirada sobre el manejo del liderazgo -sin tener en cuenta estos aspectos-, Marcos Peña se debate: "¿Por qué pensamos que podemos tener buenos resultados en nuestras sociedades si no lo hacemos? Es como pensar que ganaremos un mundial de fútbol o una medalla de oro en los juegos olímpicos sin toda la preparación que hay detrás en la formación y entrenamiento de estos deportistas".

“La naturaleza ayuda en muchas formas a un líder: el contacto con animales fortalece la empatía, el estar en contextos naturales nos da perspectiva, nos vuelve más humildes, nos conecta con algo superior a uno mismo”

De esta manera y, a modo de cierre, invita a repensar cómo tener estrategias más perdurables, de desarrollo del capital humano, para "enriquecer la caja de herramientas tradicional de valores, integridad, ideas y capacidades de gestión", para así conformar un nuevo liderazgo político para el Siglo XXI.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés