El Economista - 70 años
Versión digital

mie 29 Jun

BUE 14°C
Versión digital

mie 29 Jun

BUE 14°C

Las primarias pueden resultar decisivas

04-06-2019
Compartir

El proceso electoral de 2015, de hecho, fue a tres vueltas, pero este año la situación puede ser distinta. La polarización es creciente por lo que no puede descartarse que todo se resuelva en la primera vuelta. Para ello, uno de los candidatos, al menos, debe llegar al 45% de los votos, que no es un porcentaje inalcanzable. Eso sería consecuencia de que todos, candidatos y votantes, adelanten para octubre lo que pensaban reservarse hasta noviembre. Los candidatos apurarían los acuerdos para la primera vuelta porque podría no haber segunda y muchos electores podrían recurrir a un voto útil luego de las primarias si perciben que aquel que no quieren que gane está cerca de lograrlo.

La candidatura de Alberto Fernández puede subir el techo electoral del kirchnerismo y acercarlo a una victoria con el aporte adicional de los que no quieren que siga Mauricio Macri. Y Cambiemos también crecería con el voto de los que, que por sobre cualquier otra consideración, no quieren el retorno del kirchnerismo. En ese contexto de polarización creciente, la avenida del medio quedará muy reducida.

En las primarias de 2015, las tres fórmulas de Cambiemos y Daniel Scioli reunieron el 67% de los votos mientras que en la primera vuelta la suma trepó a 71%. La polarización no fue tan elevada porque Sergio Massa obtuvo algo más del 21% de los votos.

Pero en este ciclo electoral, no aparecen terceros candidatos con semejante respaldo, y por lo tanto, los dos primeros concentrarán más votos que en la primera vuelta de 2015.

Si las primarias ratifican la polarización, ésta será aún mayor en la primera vuelta porque los electores tienden a concentrar los votos en aquellos candidatos que tienen posibilidades de ganar. Pero los distintos espacios políticos no pueden esperar al resultado de las primarias y tienen que definirse ahora. Por lo tanto, las negociaciones hasta el 12 de junio serán muy intensas. Y las estrategias de campaña deberán diseñarse pensando en que las elecciones pueden resolverse en la primera vuelta y que no habrá una segunda oportunidad en el balotaje.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés