El Economista - 70 años
Versión digital

vie 21 Jun

BUE 14°C

Las diferencias sobre Bolivia, expuestas en el Congreso

14 noviembre de 2019

La situación de Bolivia provocó que el Congreso argentino saliera de su letargo y se reactivara, para dejar a un lado su inactividad del año electoral. En las cámaras de Diputados y Senadores quedaron expuestas las diferencias entre los distintos bloques, particularmente entre las bancadas del peronismo y las de Juntos por el Cambio.

La falta de acuerdos generó que se analizaran tres proyectos en Diputados. El Frente de Todos planteó en su iniciativa el “repudio al golpe de Estado”; Juntos por el Cambio optó por la fórmula “repudio a los ataques contra el sistema democrático”; Evolución, el bloque de Martín Lousteau, en su proyecto, habló de “golpe de Estado” y también criticó los procesos electorales previos. El oficialismo no dio quórum en la Cámara Baja, pero cuando el peronismo logró sentar a los 129 diputados necesarios para comenzar la sesión, bajó al recinto. Al cierre de esta edición, los debates no habían finalizado en Diputados, mientras el Senado había aprobado el repudio al “golpe”.

Felipe Solá, actual diputado y candidato a asumir como canciller en el gobierno de Alberto Fernández, reclamó que la Cámara Baja califique de golpe de Estado la salida de Evo Morales de la presidencia de Bolivia. “Si esta Cámara declara que hubo un golpe de Estado, lo condena y deja claro su compromiso con el pueblo y la Constitución de Bolivia, entonces vamos a disipar los temores de que en América Latina estemos regresando a los tiempos más oscuros”, afirmó.

El exgobernador de la provincia de Buenos Aires reprochó que “todavía hay gente que afirma que en Bolivia no hubo golpe de Estado” y dijo que Morales redactó su renuncia como si tuviera “un revólver en la cabeza”.

Desde el radicalismo, Facundo Suárez Lastra fue uno de los voces que respondieron. Es uno de los integrantes de Juntos por el Cambio que considera que en Bolivia hubo golpe, a diferencia de la postura del Gobierno. “Me resisto a la discusión semántica. Estoy convencido de que hubo un golpe, pero también es necesario que todo sea llamado por su nombre. Felipe Solá habló de 'errores prácticos en los comicios', y para mí eso se llama fraude y es un robo a la ciudadanía del pueblo”, remarcó.

Daniel Lipovetzky fue uno de los primeros integrantes de Juntos por el Cambio en diferenciarse de la postura de la Cancillería argentina y hablar abiertamente de “golpe”. Insistió sobre el tema ayer, en Diputados: “Nuestro rol es ser muy claros con el repudio, no es ni el lugar ni la ocasión para enfrentamientos en el recinto. Tenemos que defender la democracia en la región y repudiar el golpe de Estado, no hay mucho más para decir”.

Graciela Camaño, exdiputada del Frente Renovador, actualmente en Consenso Federal, también consideró que se trató de un golpe. “No se trata de cómo queremos llamarnos nosotros, ha sido claramente un golpe de Estado”, señaló.

El Senado también debatió sobre la situación en Bolivia y aprobó una declaración de repudio al “golpe de Estado” con 29 votos afirmativos, ocho negativos y cuatro abstenciones.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés