El Economista - 70 años
Versión digital

jue 20 Jun

BUE 15°C

La Mesa Cambiemos, con fecha

25 octubre de 2016

La tercera será la vencida. La Mesa Nacional de Cambiemos tendrá, finalmente, su lanzamiento formal este jueves, en un salón de eventos del barrio porteño de San Telmo, luego de dos postergaciones. La primera, por algunas desavenencias entre los socios respecto de la estrategia electoral para el año próximo, la posible incorporación de figuras del peronismo al espacio y el rol de cada una de las fuerzas en la coalición de gobierno. Superadas estas diferencias, el 4 de octubre se produjo la segunda, debido a los problemas de salud de Elisa Carrió, una de las fundadoras de Cambiemos.

Quienes ya confirmaron su presencia son también la vicepresidenta Gabriela Michetti; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el secretario general de Presidencia, Fernando de Andreis; el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, y los gobernadores de Cambiemos María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Gerardo Morales, Alfredo Cornejo y Ricardo Colombi. Además, estará el presidente del PRO nacional, Humberto Schiavoni, el presidente del Comité Nacional de la UCR, José Corral, la presidenta de la CCARI, Marisel Echecoin, y el titular de Partido Fe, Gerónimo “Momo” Venegas, el otro aliado nacional. Pero se descuenta que las figuras del encuentro serán, además de Carrió, el presidente Mauricio Macri y el dirigente radical Ernesto Sanz. La idea de la Mesa es consolidar Cambiemos a nivel nacional, lograr la “fidelización” de los socios en los distintos distritos provinciales y mostrar una imagen de unidad para enfrentar la campaña del año próximo para las legislativas, considerada clave para el Gobierno. Cambiemos ya tiene mesas provinciales en 18 provincias y pretende avanzar en las restantes. Algunas, atravesadas por algunas dificultades, como la Ciudad de Buenos Aires o La Pampa. Y otras, con problemas para hacerla operativa en términos electorales, como en Santa Fe, por la relación todavía vigente del radicalismo provincial con el socialismo en el Frente Progresista Cívico y Social.

La oposición de Carrió al proyecto del oficialismo para reformar el Ministerio Público abrió ayer algunas incógnitas, pero de ninguna manera (señalan en Cambiemos) sería motivo para una nueva postergación. Esas mismas fuentes sostienen que la relación con el presidente Macri pasa por un buen momento y que esa desavenencia sería específica y parcial. Y parte del juego de Carrió de señalar límites, más allá de la estrategia integral. Por caso, señalan que Carrió figura entre la más convencida por convertir a Cambiemos en una coalición electoral sin comportamientos diferenciados en las distintas provincias. La distancia que mostró la Coalición Cívica en la Ciudad frente a la posibilidad de una candidatura de Martín Lousteau, en ese sentido, serviría de ejemplo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés