La ley antidespidos genera cruces en el Frente Renovador

Luego del rechazo de Sergio Massa y pese al proyecto alternativo, dirigentes del espacio mostraron puntos de vista opuestos.

26-04-2016
Compartir

El Frente Renovador aparece dividido frente a la iniciativa para frenar los despidos en la Administración Pública y en el sector privado. Mientras los diputados de extracción sindical (Facundo Moyano y Héctor Daer, de la Sanidad, por caso) adhieren (“en todos sus términos”) a la ley antidespidos que ya tiene medio dictámen en la Cámara de Diputados, están aquellos que la rechazan. De plano. Por caso, el industrial y también diputado José Ignacio De Mendiguren, que se opone a la habilitación de la doble indemnización para desincentivar las cesantías.

El economista Roberto Lavagna es otro de las figuras del espacio que sus críticas al proyecto. De hecho, su hijo Marco, es el autor de un proyecto alternativo de “defensa de los puestos de trabajo” que pretende lograr lo que, para Sergio Massa, líder del Frente, parece más que una necesidad por estas horas: superar las rencillas internas sin llegar a la confrontación y, de paso, obtener algún rédito ante la sociedad con su impronta de “oposición constructiva”.

Contrapuntos

De Mendiguren afirmó ayer que “sin el Frente Renovador y sin Cambiemos no se puede aprobar la ley antidespidosenDiputados” yapuntóque su bancada “más que un proyecto que castiga a quien no puede mantener toda la planta”, en referencia al proyecto impulsado entre otros por el Frente para la Victoria y algunos compañeros de bancada, busca “sostener y fomentar el empleo”.

De esta forma, el dirigente de la UIA intentó poner paños fríos a su discusión implícita con el hijo de Hugo Moyano, Facundo, uno de los impulsores de la iniciativa. Negó que su par del bloque esté “enojado” por su posición contra la ley de emergencia ocupacional que busca prohibir los despidos y resaltó como “positivo” que hoy “el Parlamento debata”. “Nuestra consigna fue ni un empleo menos pero también ni una pyme menos”, sostuvo y dejó entrever que la iniciativa del massismo cuenta con el visto bueno del oficialismo .

“Ni un solo despido más. Ni una pyme cerrada. Que el esfuerzo lo haga el Estado mientras esperamos la reactivación económica”, escribió en su cuenta de Twitter el hijo de Moyano, jefe del gremio que agrupa a los trabajadores de Peajes. Y afirmó que dará su “apoyo total” al proyecto de ley que la semana pasada obtuvo dictamen y que instala la emergencia ocupacional y la doble indemnización. La respuesta fue explícita. Señaló que De Mendiguren no hablaba por él ni por todo el bloque.

Alternativa

El exministro Lavagna, economista de cabecera de Massa, manifestó en declaraciones periodísticas su desacuerdo con la figura de la doble indemnización. Y su hijo, Marco Lavagna, es el autor del proyecto de ley que el massismo promete ahora llevar adelante en defensa de los puestos de trabajo en las pequeñas y medianas empresas, pero que no contempla una indemnización extraordinaria para los despidos. Lavagna precisó en un comunicado que la idea es que las medidas de excepción configuren “un puente al mercado laboral y el mercado laboral pueda absorber al trabajador con un plan social en dos años”.

En sintonía, la legisladora massista Graciela Camaño negó el presunto compromiso del Frente Renovador con el oficialismo para no avanzar con el proyecto con dictamen consensuado por la oposición la semana pasada para frenar los despidos hasta fines del año que viene. Distante de la posición de Moyano. “El proyecto para generar empleo en Pymes y el que evita los despidos son complementarios. Respaldamos con fuerza las dos iniciativas”, señaló Facundo Moyano, buscando mostrar que no hay contradicciones entre una y otra iniciativa.

Moyano padre, titular de la CGT Azopardo, entretanto, cuestionó de manera más directa los intentos del massismo de negociar una alternativa con el oficialismo. Acusó a su líder de “dejar de lado a los trabajadores” y lo llamó a deponer esa actitud. “Es una falta de respeto a los trabajadores que él haya asumido el compromiso de llevar adelante una ley, tanto en la CGT como en el Congreso, y después negocia con el Gobierno para dejar a un lado a los trabajadores”, apuntó en declaraciones a agencia DyN. Ya el dirigente caminonero se había referido durante los días previos a la posibilidad de que el presidente Mauricio Macri vetase la ley promocionada por los bloque opositores: sería “un error muy grave”, dijo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés