El Economista - 70 años
Versión digital

lun 17 Jun

BUE 15°C
El sillón de Uspallata

La batalla en la Ciudad: crece la agresividad entre Lousteau y Macri

La ciudad baluarte del PRO es disputada por Jorge Macri, primo del expresidente Mauricio y por el radical Martín Lousteau.

La interna de Martín Lousteau y Jorge Macri toma temperatura.
La interna de Martín Lousteau y Jorge Macri toma temperatura.
13 julio de 2023

La Ciudad de Buenos Aires llevará a cabo unas PASO el 13 de agosto para definir a los candidatos que se presentarán en las generales de octubre. La ciudad baluarte del PRO es disputada por Jorge Macri, primo del expresidente Mauricio y por el radical Martín Lousteau.

"Son dos candidatos con problemas para JxC", definió Julio Burdman, analista político y director del Observatorio Electoral Consultores y Roger Data.

Sobre Lousteau, destacó que su enemistad con el oficialismo de la Ciudad genera "problemas de identidad a JxC". Por otro lado, si bien el apellido de Macri es un recurso valioso en las elecciones, su candidatura produjo cierto desorden en el sector porque "tuvo que ser sometida a un control de constitucionalidad" y generó "rispideces internas". 

En este sentido, el analista planteó que "JxC tuvo problemas para generar un candidato sólido" y que, en específico, fue Horacio Rodríguez Larreta quien no logró engendrar un sucesor "de su propio riñón". 

Carlos Fara, consultor político especialista en opinión pública, campañas electorales y comunicación, aseguró que "siempre vimos una superioridad de Macri sobre Lousteau que no se modificó". Esto se debe, fundamentalmente, a la fuerza de su apellido en la Ciudad: Mauricio había señalado como su sucesor a Horacio, y ahora anhela la designación de Jorge. 

Pero además, Macri tiene experiencia en la "gestión de un lugar social y culturalmente afín", explicó refiriéndose a Vicente López. "Gana por el apellido, por ser la continuidad de Horacio y por ser una referencia en el municipio", resumió Fara. 

Por el contrario, Lousteau no corre con la misma ventaja. Planteó que no posee ese capital propio y es, además, un político controvertido por haber sido uno de los protagonistas de la 125, desempeñándose como ministro de Economía durante el gobierno de Cristina Fernández. 

La continuidad de la hegemonía de JxC en la Ciudad parece ser un hecho seguro. "El votante de Lousteau es más centrista y moderado; el de Macri va más al núcleo duro ideológico del PRO", señaló Fara como diferencia entre los candidatos. También destacó que la gestión de Larreta es "bien valorada", por lo que los electores no dejarán de "votar una continuidad del proyecto político". 

Aunque se estima que Macri está en una posición favorable, con una intención de voto consolidada, la coalición tendrá una competencia más reñida de lo esperado. La situación es de "una interna con mucho nivel de agresividad, que expresa todos los problemas subyacentes", expuso Burdman. 

El origen de los inconvenientes en el PRO es, según el analista, la incapacidad de "incorporar plenamente a los radicales en la Ciudad". Esto sí se pudo lograr en la fórmula presidencial, pero a nivel local, la diferenciación entre el PRO y la UCR se mantiene latente. 

"Si hubiese habido una cohabitación con los radicales y el PRO en la Ciudad, se hubiese logrado una fórmula sólida y de unidad que hoy estaría esperando sin estrés a las elecciones por venir", sostuvo Burdman. 

Los analistas no consideran que esta puja sea problemática para los comicios nacionales. Fara dijo: "No creo que se pierdan muchos votos si Jorge pierde".

Para Burdman, la victoria de Lousteau implicaría rápidos acuerdos con la exministra de Seguridad porque "Patricia Bullrich no va a permitir que se le escape el gobierno de la Ciudad", aseguró. Pero el hipotético triunfo del radical y de Larreta significaría una "pequeña revolución electoral en JxC, que le pondría fin al macrismo y le daría lugar a una nueva hegemonía" de la mano del jefe de Gobierno. Aun así, consideró que este segundo caso es menos probable que el triunfo de la dupla Bullrich-Macri. 

Las elecciones en la CABA se realizarán en sintonía con las nacionales. La Ciudad mantendrá su color político: la puja está entre el macrismo y el incipiente radicalismo del PRO. Si bien las apuestas se mantienen en el lado de Macri, Lousteau no será tan fácil de derrotar como se había considerado en un primer momento. Los resultados definirán al candidato que se presentará en octubre, y el radicalismo ve con optimismo el posible fin del dominio macrista. 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés