El Economista - 70 años
Versión digital

jue 13 Jun

BUE 20°C

Intendentes peronistas buscan evitar la fragmentación

25 octubre de 2016

Los intendentes peronistas de la provincia de Buenos Aires se proponen empezar a borrar contornos o límites a la multiplicidad de grupos que los diferencian o, incluso, que los enfrentan desde que el justicialismo perdiera la gobernación en octubre del año pasado. Esmeralda, Fénix, Patria o Establo, los grupos de jefe comunales mostraron hasta aquí divergencias en cuanto a qué tipo de oposición debían llevar a cabo o a qué tipo de renovación debían adscribir. Pero, también, mostraron disidencias respecto al rol que debe tener la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, en el intento de recomposición del espacio.

Lograr puntos en común para avanzar en una unidad posible, a corto plazo, con las elecciones legislativas en el horizonte, es el objetivo primordial del encuentro de hoy, a partir de las 11, en la ciudad de Lobos. Conseguir “consensos y unidad” para discutir con el oficialismo el Presupuesto provincial 2017, y luego, con un criterio en teoría unificado, ir a negociar con la gobernadora María Eugenia Vidal, sería el objetivo más inmediato de los más de cincuenta jefes comunales elegidos por el Frente para la Victoria que hoy se ubican entre los distintos grupos o bien que mantienen posiciones equidistantes.

Discusiones

“Estamos trabajando en la unidad del peronismo, vamos a agotar todas las instancias para un peronismo unido”, señaló, en la previa, el intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, uno de los referentes del Grupo Esmeralda, considerado el espacio más decidido a promover exclusiones en la renovación del peronismo bonaerense. Por su parte, Mario Secco, intendente de Ensenada y referente del grupo kirchnerista Patria, aseguró que “todos los integrantes” de este sector asistirán a la cita de Lobos “con un espíritu de unidad por más que haya diversidad de pensamientos”. “Hablaremos del Presupuesto, obra pública y obviamente de política, que en nuestro caso está claramente expresada en la conducción de Cristina Fernández de Kirchner”, enfatizó Secco. En tanto, el intendente de Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini, del Grupo Fénix, manifestó que en la cumbre de Lobos esperan “tratar una agenda en común, de cara a la aprobación del Presupuesto 2017, para el beneficio colectivo, sobre las necesidades de los vecinos que nos toca representar como intendentes, más allá del pensamiento de cada uno”. “La experiencia de unidad sobre la aprobación del Presupuesto 2016 hizo que pudiéramos conseguir recursos para los 135 municipios, más allá del partido político de pertenencia”, indicó Nardini, también vicepresidente del PJ nacional. Al respecto, Eduardo Bucca, miembro del Esmeralda y considerado un “puente” con el exfuncionario kirchnerista Florencio Randazzo, afirmó que “si alguien no va a Lobos será por razones de agenda o fuerza mayor, porque la invitación es para todos y la buena predisposición es manifiesta”. “La búsqueda de la unidad es el común denominador, pero de no ser posible, a nadie seguramente le caerá mal pensar en ir a internas”, concluyó Bucca.

El éxito parcial que tenga ese intento de confluencia estará atravesado, seguramente, por la afinidad en cuanto al Presupuesto, pero también a otros temas concretos. Por ejemplo, la definición de las autoridades de la Cámara de Diputados o, entre los temas partidarios, la integración de la Junta electoral del Partido Justicialista bonaerense.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés