El Economista - 70 años
Versión digital

dom 14 Ago

BUE 15°C
Versión digital

dom 14 Ago

BUE 15°C

Fernández confirmó asilo en el país a Evo cuando asuma la presidencia: Morales le agradeció y dijo que lo está analizando

15-11-2019
Compartir

El presidente electo, Alberto Fernández, viajó ayer a Montevideo para apoyar a "sus amigos" del Frente Amplio y al candidato de ese espacio, Daniel Martínez, que en diez días enfrentará en un balotaje muy disputado a Luis Lacalle Pou (Partido Nacional) y aprovechó para confirmar que "será un orgullo recibir en la Argentina a Evo Morales" después del 10 de diciembre.

Consultado sobre si el progresismo en la región está en crisis, Fernández sostuvo que hay una "crisis institucional muy seria en Bolivia" y consideró que tanto Chile como Ecuador están "demandando más progresismo", pero pidió "preservar siempre la institucionalidad", aclarando que "cuando la democracia está en crisis, la crisis se resuelve con más democracia y no con menos".

Sobre el destino de Evo Morales, actualmente exiliado en México, el presidente electo sostuvo: "Para mi será un orgullo recibirlo en la Argentina a él y a Álvaro García Linera (vicepresidente de Morales)" después del 10 de diciembre.

"El día que llegue a la Presidencia será un honor recibir a Evo Morales porque sabe que esta es su casa, como es la casa de más de un millón de bolivianos que viven en Argentina, así que estaré encantado de recibirlo", aseveró Fernández.

Por su parte, el ex presidente de Bolivia, Evo Morales, agradeció la invitación de Fernández a radicarse en la Argentina a partir del 10 de diciembre, aseguró que lo está analizando y que por ahora continuará en México.

“No pierdo la esperanza de volver en cualquier momento. Si me acerco a Bolivia mediante Argentina, mejor todavía. Lo estamos analizando. Vamos a esperar que pase un poco más de tiempo para retornar a la Argentina o a Bolivia para seguir esta lucha”, aseguró Morales en una entrevista con El Destape.

El líder cocalero también criticó la posición diplomática que asumió el gobierno de Mauricio Macri. “Al margen de cualquier diferencia ideológica, primero hay que defender la democracia”, planteó, y pidió el relanzamiento del Unasur como oposición al Grupo de Lima que responde “a los designios del imperio”.

El ex mandatario hizo una distinción con la actitud que adoptó “la hermana Fernández”, en alusión a Cristina Kirchner, quien se interiorizó sobre su futuro y le envió mensajes de aliento en una comunicación con el ex vicepresidente Álvaro García Linera.

“Renunciamos no por cobardes, sino porque había grupos armados que empezaron a quemar casas y amenazaban a familiares y dirigentes sindicales comprometidos de quemarlos”, especificó sobre su abrupto final.

De acuerdo a su visión, hubo un “golpe de Estado” propiciado por la derecha y por la Policía, que se amotinó. Con respecto a las Fuerzas Armadas, aseguró: “Tengo información de que los subalternos se rebelaron y sólo los comandantes se prestaron al golpe”.

Y agregó: “Participaron sólo algunos comandantes del golpe, que serán juzgados; yo estoy seguro de que nuestras Fuerzas Armadas se sumarán a la lucha del pueblo boliviano defendiendo la democracia”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés