El Economista - 70 años
Versión digital

lun 18 Oct

BUE 17°C

Versión digital

lun 18 Oct

BUE 17°C

El PJ apela a la “renovación” en busca de nuevos liderazgos

El miércoles se reúnen gobernadores justicialistas para acordar una “agenda común”.

29-08-2016
Compartir

Sin liderazgos claros entre ellos. Desligándose de manera creciente de Cristina Kirchner, aunque todavía sin cortar amarras. Con invitaciones concretas a Sergio Massa para su retorno, pero sin subordinarse a la estrategia del tigrense. Y, en momentos, desafiando esa posibilidad. Prometiendo persistir en la “oposición constructiva”, pero con crítica en ascenso hacia el Gobierno por su “abuso de la prueba y error”. Con necesidad de articular miradas y construir un polo propio de poder dentro del peronismo para negociar en otras condiciones. Con el Gobierno, pero también con los fragmentos del peronismo todavía golpeado por la derrota electoral del año pasado. Apelando al término “renovación” como guiño con la historia. Y con la “liga de gobernadores” también como resonancia posible.

Gobernadores e intendentes peronistas se reunirán este miércoles en la Casa del Chaco en la Ciudad de Buenos Aires con el objetivo explícito de discutir una “agenda común” de cara a las elecciones legislativas del año próximo y con la idea de establecer nuevas reuniones de trabajo en las que buscará que se sumen otros intendentes y más dirigentes del PJ. El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, es uno de los más entusiasmados con la iniciativa. Ya confirmaron su presencia los gobernadores de Entre Ríos, Gustavo Bordet; de La Rioja, Sergio Casas; de Tierra del Fuego, Rosana Bertone; y de Misiones, Hugo Passalacqua. Además del anfitrión Domingo Peppo. Mientras que se espera una delegación de intendentes bonaerenses. Algunos que empiezan a ver con simpatías a Florencio Randazzo como posible candidato. Y otros sin referencias concretas.

Encuentros

Urtubey, como se dijo, es uno de los que más insiste en acelerar el proceso de renovación del peronismo. Durante la semana pasado tuvo su primera parada en el raid interprovincial que tiene previsto, con un encuentro con Bordet, en Paraná. A lo que le siguió, luego, reuniones con legisladores nacionales del justicialismo. Entre ellos, Diego Bossio y Oscar Romero, alejados hace tiempo del Frente para la Victoria y con bloque propio. La búsqueda de una “opción peronista superadora y moderna” para que el partido no sea “una fuerza conservadora para mantener posiciones de poder” es uno de los objetivos planteados entonces.

En la misma línea, el gobernador chaqueño reclamó una “renovación” del peronismo y advirtió que hay que “dejar atrás” la conducción de la expresidenta Cristina Fernández, por ser una de las “responsables” de la derrota de 2015. Peppo indicó que los gobernadores se plantean “una tarea militante para decir 'el peronismo está vivo'” y no para “ir a pedirle a Massa que conduzca sino trabajar todos juntos”. En cuanto al lugar que tendrá la ex presidenta en esa reconstrucción del peronismo, Peppo indicó que el camino que debe emprender el PJ “es un poco lo que pasó en 1983” cuando Raúl Alfonsín llegó a la Presidencia, y “hubo un importante proceso renovador dentro del partido”.

Cristina Para el presidente del PJ, José Luis Gioja, el peronismo debe ir en un proceso de “apertura” en el que no descartó sumar a Massa, quien, afirmó, tiene “las puertas abiertas” del partido. “Futurología nadie puede hacer, lo que sí tenemos que hacer es tener una mirada bien amplia y tratar de que podamos cobijar a todos los que en nombre de los principios, la doctrina y nuestras convicciones justicialistas, tengan ganas de participar”, subrayó el presidente del PJ. “Se necesita una renovación. Hay que tener personajes nuevos. Pero renovar no es tirar un viejo por la ventana todos los días. La renovación viene de la mano de los hechos y con actores que tengan ganas de ir para adelante”, apuntó Gioja.

Lo que suceda con la expresidenta es otra de las cuestiones que atraviesa las perspectivas de este sector. En términos judiciales, pero también políticos. Su reaparición, con una actividad más intensa, y una imagen no tan deteriorada, a pesar de las denuncias en su contra y los distanciamientos de buena parte de la dirigencia partidaria, juegan de contrapeso. Peppo fue bastante duro en ese sentido, incluso acentuando cierta tensión con su antecesor, el intendente de Resistencia y exjefe de Gabinete, Jorge Capitanich. Pero también Urtubey, quien consideró al kirchnerismo como “un proceso político que tuvo buenos resultados y después se destruyó a sí mismo”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés