El Economista - 70 años
Versión digital

sab 15 Jun

BUE 19°C

El frente externo de Alberto: viaje a Uruguay e invitación de Piñera

Ayer se reunió con embajadores europeos, mientras sigue de cerca la crisis en Bolivia y mira de reojo a Trump y Bolsonaro

14 noviembre de 2019

El frente externo, ante todo. Como definición de las prioridades antes de asumir. Y como reconocimiento de las dificultades que tendrá su gobierno. Ayer, el presidente electo Albero Fernández se reunió con la embajadora de la Unión Europea, Aude Maio-Coliche, y más de veinte diplomáticos de ese bloque regional, a modo de presentación, pero también para extender lazos. Y confirmó su viaje a Uruguay, invitado por el presidente Tabaré Vázquez, para apoyar la difícil pelea de Daniel Martínez, candidato del Frente Amplio, en el balotaje del próximo 24.

La crisis en Chile, que no encuentra canal para normalizar su situación, con 26 días de protestas y movilizaciones, y la crisis sostenida en Bolivia, luego del golpe de Estado que desplazó a Evo Morales, son dos preocupaciones para el Presidente electo. Por el escenario de incertidumbre que ocasiona para un gobierno que tendrá que renegociar su deuda y lograr, en lo inmediato, generar mayor cantidad de divisas genuinas. A lo que se suma la mirada de Estados Unidos sobre la región, con Donald Trump más activo, y la tensión persistente con Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, principal socio comercial del país.

Espera el triunfo del Frente Amplio más por reciprocidad y por poder simbólico, que por cambios posibles en la relación.

Desde el equipo de trabajo de Fernández, también confirmaron ayer que el presidente que asumirá sus funciones el 10 de diciembre próximo fue invitado por su par chileno Sebastián Piñera para visitar su país. La Nación trasandina atraviesa la crisis más profunda de las últimas décadas y Piñera aparece sin respuestas frente a la protesta social extendida. La cita, de todos modos, sería la semana que viene, aunque no tiene confirmación. Y vendría con respaldo a la vigencia del orden constitucional chileno y, por ende, de la autoridad de Piñera. Esta acción, advierten, permitiría llevar una señal de mayor amplitud y mostrar un anticipo de la habilidad política que necesitará en su mandato.

En el caso de Uruguay, Fernández apuesta al triunfo del Frente Amplio más por reciprocidad y por poder simbólico, que por cambios posibles en la relación. Martínez ganó las elecciones presidenciales del 27 de octubre pasado, pero no con la ventaja suficiente como para evitar una segunda vuelta, en la que enfrentará a Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional acompañado por el Partido Colorado y Cabildo Abierto, dos fuerzas de derecha con las que, en principio, le permitiría formar mayoría. Fernández recibió a Martínez a principios de octubre y José Mujica se sumó a la campaña del Frente de Todos.

Por otra parte, ayer Fernández almorzó con representantes diplomáticos de Europa. “Nos complace reafirmar nuestro compromiso para seguir reforzando los lazos de amistad y cooperación entre nuestros países y nuestros pueblos. Le deseamos el mayor de los éxitos en el desempeño de sus altas responsabilidades”, dice la carta que le presentaron firmada por los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Jucker; y del Consejo Europeo, Donald Tusk. El ex jefe de Gabinete llegó al Salón Posadas del Palacio Duhau acompañado por Felipe Solá, posible canciller, y los dirigentes Santiago Cafiero, Cecilia Todesca, Gustavo Béliz, Miguel Cuberos y Juan Pablo Biondi.

Ayer también, el presidente electo recibió a la titular del Banco Santander, Ana Botín. La entidad de capitales españoles es el mayor banco privado del país. Botín, en el encuentro, anunció que pondrá en marcha líneas de crédito por US$ 500 millones para fomentar el desarrollo exportador de la Argentina. Area, por cierto, que el nuevo gobierno pretende potenciar.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés