El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 May

BUE 12°C

El empleo público salva los números

08 noviembre de 2016

El empleo formal se ubicó en agosto en el mismo nivel que hace un año, mostrando una recuperación muy lenta que si bien revirtió el signo negativo en la comparación interanual todavía no logró reponer los puestos perdidos desde diciembre. Según los datos publicados ayer por el Ministerio de Trabajo, el crecimiento del empleo público (que sumó cerca de 50.000 trabajadores en el último año) sigue salvando en el balance global la cuantiosa pérdida de empleo privado.

Los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) revelan que en agosto de 2016 se contabilizaron casi 12 M de trabajadores registrados, incluyendo trabajadores del sector privado, público y monotributistas de todas las categorías. En relación con el mismo mes del año anterior, se advierte prácticamente la misma cantidad de ocupados registrados (apenas 6 trabajadores menos). Por otra parte, en la comparación con el mes anterior el número de trabajadores registrados creció: se incorporaron 17.854, lo que desestacionalizado da un poco menos. En cualquier caso, el porcentaje de incremento es mínimo: 0,1%.

El informe oficial deja ver que el crecimiento del trabajo registrado en agosto, sumado a la moderada expansión observada entre febrero y julio ?que en ningún caso excede el 0,1%?, compensó parte de los trabajadores desvinculados sobre todo en diciembre y enero pasado. De todos modos, este crecimiento no alcanzó todavía para compensar el número total de trabajadores expulsados desde diciembre de 2015. De hecho, observando la variación según modalidad de la ocupación principal, entre el último mes del año pasado y agosto se revela una pérdida de 52.214 asalariados privados.

Por otra parte, según informó la cartera que conduce Jorge Triaca, desde diciembre de 2015 hasta agosto de 2016 se advierte un crecimiento de la cantidad de trabajadores en las demás modalidades ocupacionales. Las dos categorías de mayor crecimiento fueron los trabajadores inscriptos en el régimen de monotributo y los asalariados del sector público (un incremento de alrededor de 35.000 trabajadores en el primer caso y 25.000 en el segundo). También se incrementó la cantidad de monotributistas sociales y de trabajadores de casas particulares.

Según admite el propio Gobierno, en términos interanuales el trabajo registrado del sector privado se contrajo en un número de trabajadores similar al crecimiento de la cantidad de asalariados del sector público y de trabajadores monotributistas sociales. Este “comportamiento contrapuesto” fue lo que dio como resultado que el total de trabajadores formales se mantenga estable en la variación anual. En efecto, durante el último año, del sector privado se desvincularon cerca de 53.000 trabajadores al tiempo que en el nivel de empleo en el sector público se incrementó en 47.000 personas y en la categoría de monotributistas sociales se verificó un crecimiento neto de 6.000 trabajadores.

Al analizar la variación mensual de agosto de 2016, esta dinámica se modifica. Se advierte un escenario donde el número de trabajadores del sector público cae en 2.000, mientras que el sector privado incorporó cerca de 19.000 trabajadores al empleo formal (0,2%), entre asalariados registrados y monotributistas.

Haciendo un balance de los últimos cinco años, el informe señala que el empleo asalariado en el Estado creció 22,3%, lo que implica la incorporación de cerca de 567.000 trabajadores. En contraposición, la cantidad de ocupados formales del sector privado creció sólo 4,1%, lo que representa el ingreso al sistema de 334.000 trabajadores.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés