El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Duelo de interpretaciones sobre los gestos del Papa

Francisco cumplió ayer su segundo día de visita en Chile y, en Argentina, hubo miradas distintas sobre sus actos e intervenciones

17-01-2018
Compartir

Al cruzar espacio aéreo argentino, como es costumbre en estos casos, hubo un telegrama de salutación enviado al presidente Mauricio Macri y “cálidos saludos” para el pueblo argentino. Y antes y después, las más disímiles interpretaciones sobre su visita pastoral a Chile y a Perú, la postergación indefinida a su país de origen y los gestos supuesto o reales del papa Francisco sobre la política local. Ayer, por caso, se repitió ese duelo. Desde el Presidente que utilizó una cita del pontífice para instar a los miembros de su Gabinete a “insistir con la cultura del trabajo” para luchar contra la pobreza, al opositor Leopoldo Moreau, quien consideró que Francisco “se da cuenta que el país vive un proceso de profunda regresión en todos los planos”.

“Como pide el Papa, hay que insistir con la cultura del trabajo”, señaló Macri en el Salón Eva Perón, en el primer piso de la Casa Rosada. Ante su gabinete, además, destacó que “sólo generando empleo de calidad se va a poder reducir la pobreza”, lo que conllevará a que se pueda garantizar “la igualdad a todos los argentinos”. Por su parte, el jefe de Gabinete Marcos Peña, en conferencia de prensa, aseguró que el Gobierno no considera “que haya ninguna cuestión política” para que el Papa no visite el país y resaltó que es “muy importante, en este momento en el que está aquí, en la región, y en el que muchas veces se arman debates, tomar dimensión histórica para entender el valor de lo que es tener un Papa argentino”. “La Argentina es su casa, es su tierra; él no necesita invitación y él considerará cuando sea el mejor momento, la mejor oportunidad para visitarnos. Reiteramos que lo esperamos con el corazón y con los brazos abiertos”, sostuvo el funcionario.

Desde la oposición, varios participaron del duelo de interpretaciones. Moreau destacó que Francisco está “por encima de cuestiones políticas domésticas”, pero consideró que no se siente cómodo con “los ataques de los trolls del Gobierno”. “Él se da cuenta de que hoy la Argentina vive un proceso de profunda regresión en todos los planos, y con la condena que él hace al neoliberalismo estimo que no le debe resultar compatible visitar la Argentina en estas condiciones”, agregó.

Por su parte, el gobernador peronista de Salta Juan Manuel Urtubey pretendió quitarle espesor político, más cercano a la clave interpretativa del Gobierno. “Me parece que el Papa está para otra cosa y no para discutir la interna de su país, por más que haya nacido acá”, consideró. “Yo le quiero, en lo personal, quitar implicancias políticas”, afirmó Urtubey sobre los motivos del viaje a Chile y Perú, sin hacer escala en su país natal. “Está jugando en la NBA y no discutiendo lo que pasa en las ligas de ascenso en la Argentina. Me parece que nosotros achicamos mucho a nuestra escala la responsabilidad que tiene un hombre que juega en otra escala”, insistió el salteño.

Sin figuras relevantes de la política local entre los participantes de las actividades papales, fueron las organizaciones sociales las que mantuvieron en algo la presencia argentina en Chile.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés