D'Onofrio suma gestos políticos (y rumores)

El presidente de River se definió como desarrollista y tiene contactos con el peronismo bonaerense

14-11-2018
Compartir

La relación entre fútbol y política es vieja, con protagonistas cruzados y una sucesión de hechos que las emparientan. De hecho, el actual presidente de la Nación, Mauricio Macri, ganó popularidad y visibilidad, como presidente exitoso de Boca Juniors. En el escenario de nuestros días, la relación parece acentuarse. Incluso si se observan las trayectorias de algunos dirigentes de los clubes con más hinchas del país y las inquietudes de algunos otros. Por caso, el presidente de Boca, Daniel Angelici, es un aliado político de Macri y tiene influencia en el Poder Judicial como vicepresidente del Colegio de Abogados. El de Independiente, Hugo Moyano fue secretario general de la CGT y sigue siendo un sindicalista de peso. El de Racing, Víctor Blanco, tiene sus contactos con el peronismo. Y el de San Lorenzo, Matías Lammers, hace rato coquetea con la política de la Ciudad de Buenos Aires, como aspirante de una eventual candidatura de centroizquierda.

Ayer, el presidente de River Plate pareció sumarse con más fuerzas al lote, al que ya pertenecía a partir de varios gestos. “Yo hago política todos los días, pero no política partidaria”, dijo en una entrevista publicada ayer por el diario La Nación, donde la política, precisamente, atravesó buena parte de las preguntas y las respuestas. Aunque supo mostrarse distante de Macri en varias oportunidades, en la entrevista eligió esquivar una caracterización sobre su presidencia. Pero sí eligió elogiar a dos miembros de Cambiemos: el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, y el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta. “Frigerio me parece un gran ministro. Lo ha demostrado, por ejemplo,con algo tan importante como lograr el consenso para la aprobación de, nada menos, que el Presupuesto Nacional. Y tenemos en Buenos Aires a un Rodríguez Larreta con una enorme capacidad para llevar adelante la Ciudad”, sostuvo.

También se definió ideológicamente. “Soy peronista, radical y socialista... Soy un poco de todo eso. Te voy a decir qué soy: hay alguien en la Argentina al que desaprovechamos, perdimos la oportunidad de hacer un cambio histórico. Se llamó Arturo Frondizi, que fue el último gran estadista que tuvo la Argentina. Los demás tuvieron sus virtudes, Raúl Alfonsín las tuvo, cada uno las tuvo. Pero el estadista fue Frondizi. El que vio para dónde iba el mundo”, consideró. Y admitió que trabaja con el neurocientífico Facundo Manes (tentado el año pasado para encabezar una lista por Cambiemos) y con Juan Carr, de Red Solidaria, para pensar e idear desde un espacio políticas de Estado, políticas de educación. “Buscamos gente que no quiera ser candidata, sino juntarse para armar un proyecto. Si dentro de unos años quieren ser candidatos, bueno, que lo sean”.

Economista formado en la educación pública, con secundario en el Colegio Nacional Buenos Aires y empresario, D'Onofrio tiene sus contactos más periódicos en el peronismo. De hecho, según pudo saber El Economista, se reunió en varias ocasiones con intendentes del conurbano y supo tender puentes con los jefes comunales de San Martín, Gabriel Katopodis y Malvinas Argentina, Leonardo Nardini.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés