El Economista - 70 años
Versión digital

mar 18 Jun

BUE 17°C

Con dudas, se vota la reforma electoral

19 octubre de 2016

El proyecto que propone un nuevo sistema de votación, para reemplazar el tradicional sistema de papel por el voto electrónico, será tratado hoy en el recinto de la Cámara Baja, donde el oficialismo buscará darle la media sanción, y tratarlo en el Senado en dos semanas.

Al cierre de esta edición, Cambiemos continuaba las negociaciones para alcanzar los acuerdos necesarios en un proyecto que encuentra resistencia en varios puntos. Al ser reforma electoral, cada artículo de la iniciativa requiere la aprobación de una mayoría especial, 129 votos, según se dispuso en la reforma constitucional de 1994.

La jornada será extensa, se estima más de 18 horas de tratamiento, y además del plato principal el temario estará acompañado por un paquete de proyectos impulsado por el Ministerio de Justicia. En lo que hace a la reforma electoral, los puntos principales que serán sometidos a una reñida discusión son: la implementación del sistema electrónico, con soporte en papel, en todo el país a partir del 2017, la paridad de género, la imposibilidad de votar a más de una agrupación en las PASO y la desaparición de la formula presidencial en las primarias, el vice será elegido recién para las generales. En la oposición, hay dudas en cuanto al sistema a elegir, las facultades que quedan a cargo del Ejecutivo, y su implementación integral.

Primarias

Conocido como el “corralito”, el artículo que mayor incógnitas presenta es el que modifica el modo de votar en las primarias. Según el texto, “cada elector emitirá un solo voto por cada categoría de cargos a elegir, pudiendo optar entre distintas listas dentro del mismo acuerdo electoral o agrupación política”, es decir, no se podrá “cortar boleta”. El argumento oficialista sostiene que de esta manera se achica la oferta electoral y fortalece a los partidos políticos. En contra, señalan que limita al electorado. Desde la oposición, y algunas voces internas, cuestionan que perjudica a los partidos provinciales, locales y, a su vez, a frentes sin una estructura importante a nivel nacional. El mayor rechazo a este punto está en el bloque Justicialista, una de las pocas objeciones que le encuentran al proyecto. Desde el massismo, aseguraron a El Economista que en este artículo va “a haber problemas”. El Frente Renovador, que modificó varios puntos de la reforma, no asegura que, dentro del interbloque, el acompañamiento al “corralito” sea total.

Paridad

Las mujeres de Cambiemos trabajan para que no haya sorpresas en la paridad de género. La preocupación es que, entrada la madrugada, no esté el número para que se apruebe el artículo que establece el 50% por género en las listas, alternativamente (uno y una). Sin embargo, es uno de los pocos temas que cuenta con respaldo casi mayoritario, que recibiría apenas algunas abstenciones, de por ejemplo, el Frente de Izquierda. Por los pasillos, admiten que el artículo recibirá varios respaldos porque acompañarlo, es políticamente correcto, pero cuestionan la rigurosidad que le otorga al armado de las listas, problema que podría generar algún cambio en el texto. Coinciden, a su vez, que la marcha que se realizará al mismo tiempo en la inmediaciones del Congreso, ayudará para que la paridad no sufra inconvenientes. Asimismo, en el Senado habrá sesión para tratar la paridad en las listas electorales.

El camino es largo para la reforma, de ser aprobado hoy -o mañana a la madrugada- deberá arribar al difícil Senado. En la Cámara Alta existe un proyecto alternativo presentado por el bloque mayoritario PJ-FpV y entran en juego las posturas de los gobernadores.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés