El Economista - 70 años
Versión digital

vie 22 Oct

BUE 25°C

Versión digital

vie 22 Oct

BUE 25°C

Cambios de perfil para el nuevo Congreso

En diciembre, Cambiemos tendrá más presencia del PRO y radicales más consustanciados mientras que, en el bloque kirchnerista, habrá menos peronismo

10-07-2017
Compartir

En términos cuantitativos la composición de los bloques de la Cámara de Diputados no cambiará sustancialmente luego de las próximas elecciones. El interbloque de Cambiemos seguirá siendo el mayoritario, crecerá el 15% pero estará lejos del quórum propio. En el recuento de bancas, no habrá grandes modificaciones, pero la dinámica política será otra porque cambiará la correlación de fuerzas en el interior de casi todos bloques.

Por eso, en términos cualitativos, se avecinan cambios importantes. En Cambiemos, crecerá la participación del  PRO mientras que disminuirá el peso relativo de la UCR aunque mantendrá su cantidad de bancas. Y la Coalición Cívica duplicará su actual representación. A su vez, en el PRO ya no se recurrirá tanto a figuras con reconocimiento obtenido en otros ámbitos y las listas estarán pobladas por quienes tienen un camino recorrido en política. Esteban Bullrich, Gladys González, Luciano Laspina, entre otros, expresan ese perfil.

Por el lado de los radicales, los candidatos están fuertemente identificados con el proyecto de Cambiemos, algunos van por la reelección pero en muchos reemplazarán a diputados electos en 2013 cuando aún no se había hecho el acuerdo con el macrismo. Luis Petri, Albor Cantard y Facundo Suárez Lastra son algunos de los que reflejan esa característica. Por el lado del bloque del kirchnerismo, también habrá un cambio de perfil en los legisladores que lo integren. La mayoría de los que se quedan tienen una larga trayectoria de militancia previa en el peronismo pero entre los nuevos predominan aquellos que llegaron al kirchnerismo desde otros ámbitos. Entre ellos, Fernanda Vallejos, Roberto Salvarezza, Hugo Yasky, Leopoldo Moreau y Mónica Macha.

Pero el peronismo tendrá otras expresiones en las cámaras. Una de las más importantes será la de aquellos diputados que estén fuertemente identificados con los gobernadores de sus provincias. Quizás no integren todos el mismo bloque pero serán decisivas para que apañar algunas iniciativas del oficialismo puedan avanzar en Diputados. Desde la Casa Rosada se trató de lograr que aquellos gobernadores con los que tienen mayor diálogo, coloquen en las listas candidatos que le sean  afines. Desde el primero momento, el Gobierno privilegió la relación con los gobernadores a los cuales considera socios en su tarea de administrar el país. Las listas de candidatos de Córdoba y San Juan, entre otras, van a expresar ese perfil.

El bloque que menos cambios mostrará será del Frente Renovador porque en la provincia de Buenos Aires, de donde provienen la mayoría de los diputados, predominan las reelecciones y figuras con mucha trayectoria política. Felipe Solá, Jorge Sarghini y Daniel Arroyo son ejemplos de ese perfil.

En principio, cabe esperar que en la próxima Cámara de Diputados sea más difícil lograr acuerdos. No hay un gobierno nuevo al que se le otorga cierto margen como ocurrió en 2016 y por otra parte en 2019 se elegirá presidente y gobernadores lo cual llevará a una polarización política creciente.

Pero, además de la cantidad y el perfil de los integrantes de cada bloque, la dinámica parlamentaria estará  signada por el resultado de las elecciones de 2017. Los ganadores tendrán posibilidades de lograr incorporaciones, forjar alianzas permanentes y establecer acuerdos con otros bloques para impulsar o trabar los temas que les interesen. Mientras que los perdedores deberán estar atentos para evitar fugas y deserciones.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés