El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Aporte de la UCR para la delegación argentina al G-20

30-08-2016
Compartir

Las autoridades del radicalismo recibirán hoy, en el Comité Nacional partidario, a la canciller Susana Malcorra y al ministro de Economía, Alfonso Prat Gay, para analizar con los funcionarios la posición que tendrá Argentina en la Cumbre del Grupo de los 20 que se realizará el 4 y el 5 de septiembre en China.

En el encuentro, el presidente de la Unión Cívica Radical, José Corral, acompañado por los presidentes de los bloques legislativos, el diputado Mario Negri y el senador Angel Rozas, le entregarán a Malcorra y a Prat-Gay un documento que reúne “aportes” para la participación de la delegación argentina. “Los movimientos de capital y su impacto en los países en desarrollo: Una propuesta”, se llama el texto, al que tuvo acceso El Economista. En el documento, la UCR reafirma al G20 como “instancia estratégica de coordinación macroeconómica internacional para enfrentar los desafíos que plantea la globalización a la gobernabilidad en el mundo contemporáneo”. Asimismo, el radicalismo propone “una serie de medidas e instrumentos que la Argentina podría presentar en la próxima reunión del grupo, en particular, aquellos que se encuentren orientados a amortiguar los efectos negativos derivados de la prociclicidad y la volatilidad características de los movimientos de capital financiero”.

Propuestas

Entre las propuestas se destacan la homogeneización de la regulación de la actividad financiera y tributaria para acabar con los paraísos fiscales; la ampliación de una red de seguridad que sea capaz de financiar rápidamente y sin condicionalidad los efectos de los shocks externos que puedan afectar a los países en desarrollo, así como también, el gravamen de transacciones financieras entre países con una alícuota pequeña.

“Dos mecanismos que podrían Aporte de la UCR para la delegación argentina al G-20 instrumentarse en escala global y que han comenzado a recibir cierta atención a partir de las discusiones que se han dado en el G20 son la posibilidad de cobrar un impuesto a las transacciones financieras y/o cambiarias y la instrumentación de algún esquema de financiación contracíclico”, sostiene el documento en uno de sus párrafos. “Tal vez el impuesto a las transacciones financieras no sea un impuesto perfecto pero tiene algunas virtudes y sus posibles desventajas podrían amortiguarse si su aplicación fuese generalizada y con una base tributaria amplia que dificultara la evasión y la elusión”, sostiene. Además, propone una mayor corrdinación macroeconómica y financiera.

Restricciones

El documento está organizado en ocho capítulos, en donde se reseña la historia del G-20 (los motivos de su creación, sus países miembros y las principales decisiones que fue tomando) y los temas que estarán en debate en el próximo encuentro. Además, analiza las etapas de la globalización, los movimientos de capitales y su impacto en los países en desarrollo y las posibles restricciones que podrían contribuir a menguar los impactos negativos. “Hay evidencia suficiente para afirmar que poner restricciones al ingreso de capitales y, simultáneamente, intervenir en ciertas circunstancias el mercado cambiario, son acciones efectivas para evitar o al menos reducir el impacto de una excesiva volatilidad de capitales. Estas políticas deben formar parte de un conjunto de medidas, en especial en el ámbito fiscal y monetario”, señala el documento.

“Es evidente que no es posible encontrar una única medida que permita resolver el problema de la fuerte volatilidad de los capitales; por lo tanto, la solución necesariamente debe incluir medidas de distinto tipo, tanto en el ámbito nacional como global”, concluye.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés