La presión tributaria condiciona la inversión

20-01-2017
Compartir

Para los empresarios argentinos el peso de los impuestos nacionales, provinciales y municipales, lo que se conoce como la carga tributaria consolidada, se mantendrá igual o incluso crecerá este año. Un relevamiento elaborado por la consultora KPMG Argentina entre 80 ejecutivos de empresas a los que consultó acerca del impacto que tiene en sus negocios el actual esquema impositivo, considerando también la eficiencia de la Justicia Nacional y provincial en materia impositiva, indicó que “la elevada presión tributaria todavía condiciona las inversiones que necesita el país”.

La encuesta, realizada en diciembre determinó que para el 52% de los consultados habrá “igual presión fiscal que en 2016”, en tanto que el 47% considera que “será mayor”. Por otra parte, ocho de cada diez (79%) dijeron que el sistema tributario vigente “no es funcional para bajar la alta informalidad económica de la Argentina”.

Pagar, pagar

Ante la pregunta de cuál es el mayor obstáculo en el terreno impositivo, la mayoría de las respuestas indican que “el Impuesto sobre los Ingresos Brutos es el gravamen que más afecta la conformación de los precios, por su incidencia creciente en los costos y, en segundo lugar, se encuentra el Impuesto a las Ganancias”.

En ambos casos advierten que tiene un carácter distorsivo sobre la estructura de costos, aunque por distintas razones. Ante la consulta de KPMG señalaron que “ambos influyen fuertemente en la determinación de precios de productos y servicios”, Ingresos Brutos porque “produce una fuerte distorsión que afecta a todas las etapas, ya que cada fase de producción acumula el impuesto pagado en la instancia anterior” y el segundo, porque “tiene un carácter distorsivo, al no aceptarse el ajuste por inflación”.

Sobre el punto de la incidencia “en cascada” de Ingresos Brutos, KPMG indicó que “éste aspecto aún no ha sido identificado por los ciudadanos, que no advierten que las subas significativas de la tasa del impuesto provincial dificultan aún más el acceso a bienes y servicios”.

Mirada de contribuyente

De acuerdo al relevamiento la provincia de Buenos Aires, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la provincia de Córdoba, en ese orden, son las jurisdicciones “donde los impuestos son más determinantes en los precios”. También se preguntó a los ejecutivos acerca de “la objetividad de la AFIP en cuanto al trabajo que desarrolla”, y el resultado es interesante. Sobre un puntaje de 1 a 10, el 62% de las respuestas se ubicaron en el rango de 5 a 7.

Pero “distinta es la valoración de los fiscos provinciales”, apunta el informe de KPMG. “El 61% señala una baja consideración de entre 1 a 4 puntos de la escala de 10, opinión que es correlativa a la que se expresa sobre la objetividad de los sistemas judiciales provinciales en materia de impuestos”. Si bien la posibilidad de atraer inversiones privadas por parte de las provincias no depende exclusivamente de este aspecto, es un factor que sí tiene incidencia al momento de evaluar la radicación de empresas o la instalación de plantas de producción en algunas provincias.

En cuanto al resultado final del blanqueo de capitales, casi 8 de cada diez consultados (78%) dijeron que el sinceramiento fiscal será “exitoso”, pero 19% cree que “quien no lo haga, no recibirá sanciones” o que “tendrá otras oportunidades de regularizar (37%)”. Al respecto, según la encuesta, el 72% de los ejecutivos consultados consideró que “la recaudación del Impuesto a las Ganancias y la de Bienes Personales post blanqueo será mayor, pero no significativamente”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés