El Economista - 70 años
Versión digital

jue 30 Jun

BUE 11°C
Versión digital

jue 30 Jun

BUE 11°C

La industria aún no se recupera

En lo que va del año la producción manufacturera sigue sin encontrar el camino del crecimiento. Las pymes tuvieron en mayo el peor desempeño en diecisiete meses.

27-06-2016
Compartir

Mes tras mes, desde principios de año los indicadores de producción industrial muestran una consistente caída y todavía no se advierten signos de reactivación. Si bien hay cierta heterogeneindad en el comportamiento de los diferentes sectores, las principales razones que explican la retracción de la producción manufacturera son la debilidad del consumo interno por la reducción del poder adquisitivo, con bolsillos afectados por la inflación y el incremento de tarifas de servicios públicos, los persistentes problemas en la economía brasileña que reducen la capacidad de compra de ese país, y la suspensión o postergación de obras públicas, en medio de una política económica que aún no logra estabilizar todas las variables.

El último relevamiento de la consultora Orlando Ferreres y Asociados (OJF), destaca que en mayo el Índice de Producción Industrial retrocedió 3,3% en la comparación interanual, en tanto que acumula en los primeros cinco meses del año una baja del 0,7%. Así, contabilizando el período enero- mayo es posible ver un recorte del impulso que tuvo el primer trimestre, pero que con el correr de los meses, fue decayendo.

Quedó eclipsada, de este modo, “la fuerte expansión que manifestó (la industria) durante el el primer trimestre, cuando se viera afectada por los altos niveles productivos de aquellos rubros alimentarios vinculados a la actividad agrícola”, señala el informe. La fuerte devaluación del peso en diciembre y la quita de retenciones a los granos y carnes, hizo posible ese despegue inicial.

Desde el otro lado, las mayores caídas en el período se registran en actividades más vinculadas a la obra pública (minerales no metálicos, metálicas básicas, maquinaria y equipo) y las exportaciones a Brasil como la industria automotriz. También se ven parcialmente afectadas aquellas actividades manufactureras que dependen del consumo interno.

Los sectores con mejores números durante el mes de mayo fueron la industria del papel (+1,4%), alimentos (+0,9%) y productos farmacéuticos (-0,9%). Por su parte, los números negativos estuvieron liderados por tabaco (-25%), bebidas (-10,2%) e industrias metálicas básicas (-7,1%). Le siguen maquinaria y equipo (-5,5%), plásticos (-4,8%), las manufacturas textiles (-2,6%), químicos y agroquímicos (-2,1%) y refinerías (-1,7%).

El futuro

En cuanto a las perspectivas, el informe de OJF considera que, en algún punto, el desempeño negativo de la producción industrial podría moderarse en el futuro, teniendo en en cuenta que se espera una leve recuperación del consumo y una relativa reactivación en la inversión pública, “es de esperar que la industria anote otro año de estancamiento en su trayectoria”, afirma.

Desde el sector pyme la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) también advirtió que “la producción de las pymes industriales cayó 5,2% en mayo”, registrando la “mayor caída en diecisiete meses”. De acuerdo con la Encuesta Mensual Industrial, realizada por la entidad entre 250 pequeñas y medianas industrias de todo el país, se registró un descenso generalizado y apenas 14,4% de los consultados declaran haber tenido crecimiento en el mes relevado. En el acumulado enero-mayo la producción de las pymes industriales cayó 4,1%.

El contexto y las perspectivas son realmente preocupantes. Según CAME “las empresas siguen con problemas de rentabilidad y el 43,2% finalizó el mes en rojo”, en tanto que se registran retrasos en los pagos más cheques diferidos o rechazados, evidenciando que aumentaron los problemas de liquidez. Mientras los costos de producción se incrementaron en promedio el 5,5%, apenas seis de cada diez empresas (62%) trasladaron esas subas a los precios.

No es raro entonces que apenas 20% de los consultados crea que pueda haber una recuperación de la actividad, mientras que la mayoría no sabe lo que pasará. “En este contexto, el 78% de las industrias pymes no tiene planes de inversión para el año y sólo el 10,4% definió desembolsos” en este sentido.

De los once rubros relevados, diez sufrieron caídas, delineando un mes entre “regular” y “malo” para el 94% de las empresas manufactureras consultadas. Los sectores más golpeados por la caída de la actividad son material de transporte (-12,5%); productos de metal, maquinaria y equipo (-8,8%); textiles y prendas de vestir (-7,5%); productos químicos (-7,5%); caucho y plástico (-7,4%); productos eléctrico-mecánicos (-7,3%). También retrocedieron calzado y marroquinería (-5,7%) y minerales no metálicos (-4,3%). El único avance se registró en productos de madera y muebles (2,5%).

Enojo oficial

Desde el Ministerio de la Producción cuestionaron la metodología y la estimación difundida por la entidad empresarial y aclararon que “no se conoce la metodología de la encuesta de CAME”, al tiempo que puntualizaron que “siempre son más elevadas que las estimaciones de producción industrial de FIEL u Orlando Ferreres”, otros dos relevamientos habituales sobre la actividad industrial.

En la vorágine de números, desde el Ministerio reconocieron “un aspecto positivo en el informe de CAME que no ha sido resaltado: aumentó la proporción de empresas que podrían aumentar los planes de inversión en caso que la coyuntura mejore”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés