Alimentos se encarecen cinco veces hasta llegar a los comercios

16-01-2017
Compartir

La brecha entre los precios pagados por los consumidores finales en la góndola y lo que efectivamente percibieron los productores de productos agrícologanaderos “se multiplicó 4,91 veces” en diciembre, indica un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

El llamado Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) se elabora mensualmente sobre una canasta de 25 alimentos, y si bien mes a mes refleja las variaciones de los productos, muchos de los cuales incorporan variaciones por estacionalidad, se mantuvo casi todo el año 2016 por encima de cinco veces. Se trata en todos los casos, de productos que se consumen en fresco, y fueron relevados durante la segunda quincena de diciembre. Reflejan un precio promedio de producto y para confeccionar el indicador se tomaron más de 100 importes en todo el país para cada producto.

Tras una diferencia que saltó a seis veces en octubre pasado, los meses siguientes describieron un descenso hasta ubicarse en 4,9 veces el último mes del año. Éste fue el segundo mejor registró del año, luego de septiembre (4,8 veces). En este sentido cabe aclarar que el IPOD CAME de diciembre mostró mejoras 1,6% comparado con noviembre y de 24,1% respecto de igual mes de 2015. En diciembre el IPOD agrícola se ubicó en 5,14 veces y retrocedió 1,3% respecto del mes precedente.

Según el informe de CAME “la caída mensual del IPOD se explica por la reducción de las distorsiones en la calabaza, la naranja, y el repollo principalmente”. En el IPOD agrícola, la mayor disparidad se registró en el precio de la mandarina (14,55 veces), seguido por la pera (9,82 veces) y la manzana roja (9,21 veces). Desde el otro lado, la papa tiene la menor brecha con 2,20 veces, y la cebolla registra un incremento 2,70 veces entre el productor primario y los comercios.

Razones de peso

Según el relevamiento, la tasa de variación promedio de los precios de origen el último mes del año fue de 3,0%, en tanto que los valores de destino se contrajeron 3,5%, “lo que explica por qué se redujo la diferencia en el mes”, precisa CAME. Al respecto, el informe señaló que “la participación del productor en el valor de góndola subió por tercer mes consecutivo, al ubicarse 3,3% por encima de noviembre. Para el promedio de los alimentos agrícolas y ganaderos medidos en diciembre, el productor recibió el 25,1% del precio que pagó el cliente en góndola”.

Para CAME “las desigualdades están determinadas por comportamientos especulativos de diversos actores del mercado”. En especial apunta a la “posición dominante de las grandes cadenas”, y agrega el impactode“ losaltoscostosdefletesylogísticos, la elevada carga fiscal, abusos de muchos intermediarios, hasta especulaciones con los precios”.

De carne somos

En cuento al IPOD ganadero en diciembre se ubicó en 3,98 veces y, como ya se dijo, cayó 3,4% en diciembre respecto del mes anterior, sin embargo, hay que aclarar que aumentó 5,9% en comparación a diciembre de 2015.

Algunos datos duros permiten entender qué pasa en el segmento de productos de origen animal. Mientras los productores bovinos percibieron $24,9 por kilo de novillito, en las góndolas se se conseguía ese producto por $128,4 promedio (5,17 veces más). En el caso de la carne porcina los productores recibieron $23 por kilo y en destino se pagó por esos cortes $134,8 (5,86 veces más). En la carne aviar las diferencias son menores, de modo que el kilo pasó de $18,7 al productor, contra $39,5 en destino. Por su parte, la leche pasó de $4,6 al productor a $20,5 en las góndolas, mientras que el huevo se incrementó 2,29 veces entre el origen y el destino final, de $13,6 a $31,2 en las góndolas.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés