El Economista - 70 años
Versión digital

vie 21 Jun

BUE 14°C

Trump retomó temas de campaña

La revisión de los acuerdos comerciales y la reducción de las cargas impositivas eran dos propuestas relevantes de la campaña electoral

27 abril de 2017

Cuando falta muy poco para cumplir los primeros cien días de Gobierno, Donald Trump procura darle mayor dinamismo a su gestión.

La revisión de los acuerdos comerciales y en particular el Nafta y la reducción de las cargas impositivas eran dos de las propuestas más relevantes que Trump hizo durante la campaña electoral. Con otra, la derogación del llamado Obamacare, aún no logró recuperar la iniciativa luefo del fracaso inicial. Y esta semana se dispuso a avanzar con las dos para demostrar que no habrá contradicciones entre su gestión y los compromisos que asumió cuando intentaba cosechar votos.

La reforma impositiva fue presentada como la más profunda de la historia del país pero no será sencilla de instrumentar y requerirá una prolongada negociación en el Congreso. La iniciativa propone una fuerte reducción en los impuestos que pesan sobre las empresas y un cambio en el sistema impositivo para las personas. En ambos casos se bajan los topes de las cargas actuales. Para Trump, la elevada presión fiscal le quitó competitividad a la economía estadounidense y genera que muchos capitales abandonen el país. Al anunciar la reforma,  el secretario de Tesoro, Steve Mnuchin afirmó que llevará a que la economía crezca 3% o más, un punto por encima de lo que pronostica la Reserva Federal. Mnuchin vaticinó, que como producto de la menor presión impositiva, se repatriarán capitales. También sostuvo que la mayor recaudación derivada de un crecimiento más elevado compensará la pérdida de ingresos que supone la reducción de impuestos. Nada que no se haya escuchado muchas veces antes. Y como ocurrió en otras oportunidades, tendrá resistencias en el campo demócrata.

Adiós al Nafta

Por otra parte, según el influyente portal Politico, Trump estaría por firmar una orden ejecutiva para comenzar a dar los pasos necesarios para que Estados Unidos abandone el Nafta, un acuerdo que ya cumplió  23 años, aunque podría matizar su posición inicial y convocar a las partes a negociar.  En el primer caso, el proceso no es simple porque, entre otras cosas, exige avisarles a los socios con seis meses de anticipación la decisión de abandonar el tratado. En México saben que la renegociación  del Nafta ?o Tlcan por sus siglas en español? es inevitable y estiman que deberá estar concluida antes de fin de año. De todas maneras, la posibilidad de que el proceso se acelere hizo que el peso mexicano bajara ayer 2% frente al dólar.

Esta semana, Estados Unidos le impuso una sanción comercial a Canadá subiéndole 20% las tarifas a las importaciones de madera. Si bien las relaciones de Estados Unidos son mucho mejores con sus socios del norte que con los del sur, las señales son inequívocas en que se viene una etapa de cambios en las relaciones comerciales.

Otra designación

En la misma dirección, esta semana el Senado avanzó en el proceso de designación del nuevo representante comercial,  Robert Lighthizer que en los últimos años se ha dedicado a representar empresas estadounidenses que querían frenar la importación de productos de diferentes países. Otra señal.

El Presidente aparece como un republicano típico al impulsar la reducción de impuestos pero se aleja por completo del credo partidario tradicional al avanzar contra el libre comercio. Es evidente que muchas cosas están cambiando en Washington.

Para el mundo emergente, una política comercial más restrictiva en Estados Unidos y una posible suba de la tasa de los bonos del Tesoro como consecuencia de una política fiscal más expansiva que encarecería el costo del endeudamiento son temas a observar.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés