El Economista - 70 años
Versión digital

mar 25 Jun

BUE 8°C
Guerra

Semanas claves para el futuro de la OTAN

Mientras se define a su próximo secretario general, continúan las negociaciones para que Suecia se una a la Alianza

Semanas claves para el futuro de la OTAN
03 julio de 2023

Semanas claves se aproximan para la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) mientras la guerra entre Rusia y Ucrania continúa en ascenso.

Por un lado, se espera que este martes los miembros de la alianza militar acuerden extender el mandato del secretario general, Jens Stoltenberg, por un año más.

Stoltenberg ha guiado a la OTAN a través de una serie de crisis desde que asumió el cargo en 2014, aunque su papel ha cobrado gran relevancia cuando Rusia invadió Ucrania a fines de febrero de 2022.

De 64 años, Stoltenberg es un ex primer ministro de Noruega que debía finalizar su liderazgo al frente de la OTAN en septiembre, pero ahora es probable que se quede por otros 12 meses.

Entre sus supuestos rivales se encontraba el secretario de Defensa británico, Ben Wallace, quien dijo abiertamente que le gustaría el puesto, y la primera ministra danesa, Mette Frederiksen. 

Por otra parte, de cara a la cumbre que la OTAN celebrará el 12 y 13 de julio en Vilna, capital de Lituania, una de las grandes cuestiones es si Suecia será admitida o no como el 32 miembro de la alianza. 

Por el momento, la mayoría de los miembros están a favor del ingreso del país europeo. Sin embargo, Turquía se sigue oponiendo: su presidente, Recep Tayyip Erdogan, dijo que no lo permitirá hasta que deje de albergar a grupos que Ankara considera terroristas. 

Suecia y Finlandia solicitaron ser miembros de la OTAN el año pasado, abandonando políticas de larga data de no alineación militar después de la invasión rusa de Ucrania. 

Pero Turquía ha dicho en repetidas ocasiones que Suecia debe tomar medidas adicionales contra los partidarios del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y los miembros de una red a la que Ankara responsabiliza por un intento de golpe de Estado de 2016. 

"Todos deberían reconocer que no pueden formar una amistad con Turquía permitiendo que los terroristas se manifiesten en las plazas más céntricas de sus ciudades", explicó Erdogan. 

Para la OTAN, el ingreso de Suecia no solo significaría una ampliación de la alianza, sino que además le permitiría reparar su vulnerabilidad en el noroeste de Europa, en el mar Báltico.

La clave de Suecia es su flota de submarinos que, a diferencia de los de EE. UU., tiene la capacidad de navegar por el mar Báltico, que tiene una profundidad promedio de alrededor de 60 metros.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés