El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 May

BUE 13°C

Prevén medidas tenues de Temer

Indicios del posible nuevo Gobierno en Brasil.

05 mayo de 2016

Un eventual Gobierno de Michel Temer se apoyaría en una combinación de austeridad leve ?enfocada principalmente en alzas de impuestos?, una inflación relativamente alta y algo de represión financiera “a fin de mantener la nave a flote”, dijo un reporte de Capital Economics.

La presidente Dilma Rousseff dejaría el cargo la próxima semana en caso de que el Senado apruebe su juicio político y sería reemplazada por Temer, su vicepresidente. Las decisiones complicadas sobre las finanzas públicas quedarían para el gobierno que surja de las elecciones de 2018, dijo la consultora con sede en Londres.

Si bien una administración de Temer sería más amistosa con el mercado y por lo tanto estaría inclinada a la austeridad, “las reformas mayores como las que se necesitan para abordar el problema fiscal subyacente de Brasil serán difíciles de aprobar en el Congreso”, según Capital Economics.

“La crisis política en curso torna incierta la evolución del panorama fiscal pero el escenario más probable es que Brasil avanzará a duras penas hasta que las próximas elecciones presidenciales produzcan un gobierno con un nuevo mandato”, agregó.

La firma de análisis sostuvo que las decisiones de política dependerán del resultado de los próximos comicios. “Si surge un gobierno de mentalidad reformista, entonces es probable que la austeridad, y luego el crecimiento económico, ayuden a regresar la posición de deuda de Brasil a una base firme”.

“La alternativa es un gobierno más populista que se apoye en una inflación más alta y una creciente represión financiera para sostener las finanzas públicas”, añadió.

Capital Economics calificó la situación fiscal como “un desastre”, con un déficit presupuestario superior al 10% del PIB y una relación deuda/PIB que crecería a 80% para fines de este año.

Según la consultora, el aumento fuerte del déficit se debió en parte al costo del servicio de los derivados de cobertura cambiaria que viene colocando el Banco Central de Brasil para estabilizar el mercado, pero también a una brusca suba del gasto primario, principalmente en el seguro de desempleo destinado a los trabajadores afectados por la crisis.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés