El Economista - 70 años
Versión digital

dom 14 Abr

BUE 21°C
G20

Lula se prepara para presidir el G20

El año que viene, Brasil asumirá la presidencia del grupo y organizará la cumbre en noviembre, en la ciudad de Río de Janeiro.

Lula se prepara para presidir el G20
24 noviembre de 2023

Este jueves, de cara a lo que será su presidencia del G20 en 2024, Lula da Silva dijo que Brasil se centrará en reducir el hambre y la pobreza, frenar el cambio climático y reformar la gobernanza global.

Brasil asumirá la presidencia del G20 de manos de India el 1 de diciembre y celebrará la cumbre de 2024 en Río de Janeiro, en noviembre del próximo año.

"Espero que podamos abordar los problemas de los que debemos dejar de huir y tratar de resolverlos", dijo Lula.

El mandatario brasileño ha criticado frecuentemente lo que para él son fallas de gobernanza global por parte de organismos como la ONU, el Banco Mundial y el FMI, y ha insistido en la necesidad de ampliar el Consejo de Seguridad permanente de la ONU.

"No es posible que las instituciones de Bretton Woods, el Banco Mundial, el FMI y muchas otras instituciones financieras sigan funcionando como si nada estuviera pasando en el mundo, como si todo se hubiera resuelto", explicó el líder del PT. 

Por otra parte, respecto a la lucha contra el cambio climático, el año que viene Lula podría llegar a la cumbre con importantes noticias: Brasil podría alcanzar niveles históricamente bajos de deforestación en uno o dos años.

La estimación fue hecha por la agencia de protección ambiental, mientras el país intensifica los esfuerzos de conservación.

En este sentido, la deforestación ha disminuido desde que Lula asumió la presidencia el 1 de enero, en remplazo de Jair Bolsonaro, quien debilitó la aplicación de la ley ambiental y vio cómo la deforestación ascendía a su nivel más alto en 15 años.

La destrucción en la Amazonía brasileña cayó a 9.001 kilómetros cuadrados (3.475 millas cuadradas) en los 12 meses hasta julio, el período anual oficial del país para medir la deforestación. 

Se trata del nivel más bajo desde 2018, el año anterior a que Bolsonaro asumiera el cargo, aunque todavía es casi el doble del mínimo histórico de deforestación del Amazonas de 4.571 kilómetros cuadrados establecido en 2012.

Rodrigo Agostinho, jefe de la principal agencia federal de control ambiental del país, Ibama, consideró que "en uno o dos años podríamos alcanzar las cifras de 2012 y trabajaremos en dirección a la deforestación cero".

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés