El Economista - 70 años
Versión digital

lun 20 May

BUE 13°C

EE.UU.: últimos cien días de campaña electoral

Hillary Clinton y Donald Trump concentrarán los esfuerzos en aquellos estados que se presentan reñidos y que resultarán decisivos para ganar en noviembre.

01 agosto de 2016

Pasadas las convenciones, que concentraron la atención política en la segunda quincena de julio, comienza el tramo final de la campaña presidencial en Estados Unidos. A los candidatos les quedan exactamente cien días en los que deberán encontrar la estrategia adecuada que los lleve a la Casa Blanca. De todas maneras, durante agosto no se esperan acontecimientos significativos que puedan alterar las preferencias electorales. Los próximos hitos serán los tres debates presidenciales, el primero de los cuales se realizará a fines de septiembre en Nueva York.

Tanto Hillary Clinton como Donald Trump mantendrán los ejes discursivos desarrollados en las convenciones. Hillary hará una campaña tradicional con mucho despliegue territorial, recorriendo palmo a palmo el país, entrando en contacto con los distintos segmentos del electorado y procurando demostrar que tiene una propuesta concreta para cada tema. Es consciente de que le costará ser una figura que genere credibilidad en el electorado porque se la considera especuladora y poco transparente y por eso su apuesta es mostrarse competente y preparada para el cargo. Trump, será, como siempre, menos convencional y apuntará a hacer actos con audiencias más numerosas y tuiteará frases punzantes constantemente.

Los demócratas se fueron de Filadelfia convencidos de que realizaron una convención muy superior a la de los republicanos y así lo reflejarán las encuestas que empezarán a conocerse a mediados de esta semana. Están convencidos que Hillary recuperará un claro liderazgo en cuanto a intención de voto. Los republicanos relativizan el éxito de la convención demócrata porque entienden que no lograron consolidar la imagen de Hillary y se demostró que el partido estaba dividido. No tanto a nivel de sus dirigentes como en el de su base electoral dado que los millones de votantes de Bernie Sanders no se sienten representados por Hillary.

En lo que si van a coincidir ambas campañas es en los lugares en los cuales se concentrarán. Hay distritos que son considerados clave, porque dada su estructura demográfica, tendrían elecciones muy reñidas. Son los que forman el llamado cinturón industrial, entre los que se destacan Ohio y Pennsylania. También se prevén escenarios competitivos en estados prósperos del sur como Carolina del Norte, Virginia y Florida.

Por otra parte, el viernes se conoció se conoció que el PIB creció solamente el 1,2% en el segundo semestre lo cual causó sorpresa ya que la mayoría de los analistas esperaba un incremento de 2,6% luego del decepcionante 0,8% de los primeros tres meses del año. La economía crece poco y eso le dará argumentos a Trump para sostener que el país no está en una buena dirección. La mayoría de los estadounidenses tienen una visión crítica de la situación del país, pero como son muchos menos los que consideran responsable de ella a Obama, conserva un buen nivel de apoyo.

De todas maneras, el consumo privado creció por encima del 4% en el segundo trimestre por lo cual, muchos economistas no tienen una lectura tan negativa del dato del PIB. Pero el debate está instalado y así seguirá hasta el día de la elección. En la Convención republicana se describió a un país con enormes dificultades en todos los terrenos. Exactamente lo contrario ocurrió en la Convención demócrata.

En este marco, la visión que se imponga sobre la situación del país, será determinante de los comportamientos electorales. Para Trump la línea está clara: insistir en su descripción lúgubre. Para Hillary la estrategia es más compleja. Por un lado expresa la continuidad en la orientación de las actuales políticas públicas, y por otro, debe ofrecer una expectativa de cambio que es lo que siempre se espera luego de una elección presidencial. Encontrar las dosis justa de cambio y continuidad en su mensaje, no será tarea sencilla para Hillary.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés